Ismael De La Cruz

Y seguimos con España

Y SEGUIMOS CON ESPAÑA

España es cierto que no tiene los problemas estructurales de Grecia y se encuentra hoy en posición de poder refinanciar su deuda en los mercados a un precio medio asequible, pero ésto no elimina la realidad de que tendrá que ser rescatada.

Este hecho está propiciando que los inversores extranjeros compren poco a poco deuda española, porque saben que el Banco Central Europeo comprará deuda en el mercado secundario.

El BCE ya confirmó que comprará bonos de 1-3 años en el mercado secundario, hecho que lleva a pensar a los inversores extranjeros en la rentabilidad que pueden obtener cuando se consume el rescate.

Pero no olvidemos que para que el BCE compre deuda pública de España, no sólo exige que el Ejecutivo solicite formalmente el rescate, sino que luego hará un seguimiento periódico para ver si las reformas impuestas se están llevando a cabo o no. En el caso de no cumplir, el BCE dejará de comprar bonos (programa OMT).

Si las causas o hechos que llevan a una importante desaceleración económica no se logran atajar y persisten en el tiempo, la solución pasa por inyecciones monetarias, pero es una solución temporal, no se puede pretender mantener ese status indefinidamente.

El premio Nobel Paul Krugman mantiene que la recuperación de la competitividad en países como España pasa porque Alemania acepte tener inflación. Su solución a la crisis consiste en combinar una inflación superior en los países “ricos” de la UE y una intervención del Banco Central Europeo como prestamista de última instancia.

Pero hay cosas que se veían venir. No debería de extrañar que las ventas del comercio al por menor en España hayan bajado en septiembre un 12,6% respecto al mismo periodo del año pasado. ¿La causa? el incremento del IVA. Y van ya más de dos años consecutivos de descensos en las ventas.

Mientras tanto, el comercio mundial mantiene su desaceleración, hecho que afecta negativamente a aquellos países con programas de austeridad. Las exportaciones de Estados Unidos, Japón y América Latina siguen bajando. En el caso de Estados Unidos, las exportaciones descendieron en el tercer trimestre por primera vez en más de tres años.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea