La historia tiende a repetirse siempre, para lo bueno y para lo malo y en materia de inversiones la cosa no iba a ser tampoco diferente.

Siempre surgen algunos tipos de inversiones que se salen claramente de lo convencional, de lo ortodoxo. Ésto no tiene necesariamente por qué ser malo, pero en el caso que les voy a hablar sí.

Se trata las empresas de cheque en blanco (blank check), concretamente compañías con un tipo de negocio centrado básicamente en ser compradas más adelante. Aquí ya tenemos un claro elemento diferenciador respecto a la inmensa mayoría de entidades cotizadas en Bolsa.

Como comprenderán, estamos ante compañías al más puro estilo especulativo y que la propia SEC (el regulador bursátil en Estados Unidos) tilda como «penny stocks».

Estos valores también se caracterizan por ser de alto riesgo para el inversor, por cotizar por debajo de 1 dólar y por contar con una muy baja capitalización bursátil.

También se las conoce como SPAC (Special Purpose Acquisition Company). Así pues, son compañías sin apenas actividad operativa y cuya finalidad es participar en una fusión o adquisición con otras empresas antes de un vencimiento determinado. Por tanto, salen a cotizar en Bolsa con un claro objetivo de compra, con lo cual buscan recaudar dinero para la futura y ansiada fusión o adquisición de una futura empresa o start-up.

En realidad surgieron en EE.UU allá por los años 90 y su máximo esplendor comenzó el pasado año. Pero en lo que llevamos de 2021 la cosa va a más, de hecho en los últimos 50 días el volumen de SPAC ha subido al 50% del máximo del pasado año y todavía restan más de 10 meses por delante de ejercicio (unos 32.000 millones de dólares levan recaudados). Claro, todo esto es motivo de preocupación al tratarse de inversiones netamente especulativas que se está desmadrando y que puede terminar por hacer un auténtico estropicio a mucho inversores minoristas.

Imagen

Hay un índice muy interesante que da muestras claras de todo este tema. Se trata del CNBC SPAC 50, que sigue las 50 mayores operaciones. Pues bien, este índice ya sube +15% en el año. Hasta aquí todo muy bonito. ¿Pero qué pasa si les digo que en los últimos 10 años los inversores han perdido con este tipo de inversiones un -18% de media si mantenían la inversión 1 año? Ah, vale, que 1 año es poco y no les sirve el dato, no pasa nada. Pues vamos a 3 años de inversión, la pérdida media es de -16,75%. ¿les vale así mejor o vamos a estar jugando al juego del gato y el ratón buscando plazos temporales hasta encontrar uno que les venga bien?

Miren, hay muchos tipos de inversiones, tanto por activos (acciones, índices, divisas, materias primas, bonos) como por productos (al contado, futuros, cfds, forex, opciones), operando tanto al alza como a la baja, con o sin apalancamiento. ¿De verdad hay que andar buscando inversiones heterodoxas? A ver, el dinero es de ustedes, pero intento comprender qué puede llevar a buscar aventuras de tal calado.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.