Ismael De La Cruz

El rescate de España

rescateespaa

 

UN CÚMULO DE DESPROPÓSITOS

En esta vida, las cosas se pueden hacer de tres maneras: bien, mal y rematadamente mal. Cada uno puede hacer lo que quiera con su vida, pero cuando los actos u omisiones tienen repercusión en la vida de los demás, urge un poco de cordura y de responsabilidad.

El Gobierno no quiere solicitar todavía el rescate hasta que pasen las elecciones gallegas y vascas, temen un más que probable voto de castigo en las urnas. No es necesario que sigan contándonos el eufemismo de que han de estudiar y analizar las ventajas e inconvenientes de ser rescatado. ¿Qué hay que analizar? Si no hay rescate nos vamos del euro, así de sencillo, es absolutamente imposible salir del agujero por nuestros propios medios. No solo debemos una cantidad ingente de dinero, sino que además no generamos ingresos para pagar la deuda, de manera que el tiempo corre en nuestra contra, incrementando el montante del débito.

Como si de un número circense se tratase, ahora resulta que el Presidente del Gobierno, como sabe que retrasar lo inevitable no soluciona nada del problema en cuestión, quiere convencer al Gobierno de Italia de que sean ellos los primeros en pedir el rescate, para de esta manera tener España después una coartada al estilo de “no solo España está mal” o bien el plan B de acudir los dos países juntos en busca de la ansiada ayuda.

El jueves, el Gobierno presenta un nuevo paquete de reformas fiscales y laborales. Realmente estas reformas siguen el paso marcado desde la UE, en un intento a la desesperada por ganar tiempo, un tiempo precioso que no tenemos.{jcomments off}

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea