Ismael De La Cruz

El miedo se ausenta y se espera un mejor comportamiento de las Bolsas europeas

Puede parecer un exceso de optimismo, pero yo descartaría la posibilidad de una recesión global en toda regla, y es que Donald Trump probablemente hará todo lo posible para impulsar la economía de Estados Unidos antes de las elecciones presidenciales del próximo año 2020. Por tanto, sí puede haber una desaceleración como resultado de la guerra comercial, pero no veo una recesión en el corto plazo. Si vamos a las cifras, la encuesta de gestores de fondos globales de Bank of America Merrill Lynch (175 encuestados que administran  507 mil millones de dólares en conjunto) muestra que el 31% de los encuestados espera una recesión global en el próximo año, aunque esta cifra bajó desde el 38% del pasado mes de septiembre.

El propio Trump avanzó que la primera fase de un acuerdo comercial con China parece estar adelantada. Este comentario se produce después de que China dijera el sábado que la fase uno estaba básicamente completa. El acuerdo incluye que Beijing haga concesiones sobre propiedad intelectual, servicios financieros y agricultura. A cambio, Trump no implementará nuevos aranceles sobre los productos chinos, pero todavía no se ha tomado una decisión sobre los nuevos aranceles que están programados para alcanzar los productos fabricados en China a partir del 15 de diciembre.

Y es que a China no le interesa precisamente que el conflicto se alargue demasiado y menos aun que Trump vaya a saco. Tengan en cuenta que el gigante asiático no está para tirar cohetes: se espera que la actividad de las fábricas de China se haya reducido por sexto mes. El crecimiento del producto interno bruto se desaceleró más de lo esperado a 6% interanual, su ritmo más débil en casi tres décadas. Además, la caída de las exportaciones se aceleró mientras que las importaciones se contrajeron por quinto mes consecutivo. Las ganancias de las empresas industriales cayeron por segundo mes consecutivo. El gobierno ha estado tratando de estimular la demanda interna durante más de un año a través de un mayor gasto en infraestructura, pero las medidas han tardado en ganar fuerza.

Desde un punto de vista estadístico, el 28 de octubre es el día del año que mejor suele comportarse el S&P500 de media en los últimos 70 años (una subida media de +0,54%). Mientras, el S&P 500 está en camino de una ganancia del 2.2% en octubre, lo que marcaría su mejor ganancia en ese mes desde octubre de 2017, cuando el mercado subió un 2.22% en el mes.

Gráfico: LPL Financial

Las acciones europeas se han quedado respecto a las estadounidenses durante los últimos dos años, ya que el crecimiento de la eurozona se estancó en medio de las secuelas de la guerra comercial entre Estados Unidos y China que ha obstaculizado las economías dependientes de las exportaciones como Alemania y los Países Bajos. La prueba de ello es que desde enero de 2018, el índice S&P 500 SPX tiene un rendimiento del 15.6%, frente al 6.4% para el Stoxx Europe 600 SXXP. Un elemento que debería de ayudar a impulsar la renta variable europea en los próximos trimestres es el estímulo fiscal (un aumento del gasto público y recortes de impuestos). Si bien los líderes europeos, especialmente los de Alemania, se han resistido, existe una razón de ser para aumentar la inversión, dado que muchos de estos países pueden obtener préstamos a tasas de interés negativas.

Gráfico: FactSet

Como les vengo comentando en mis artículos en EXPANSIÓN, el Eurostoxx está dando señales interesantes a los inversores. La resistencia formada en mayo de 2018 fue tocada este año en julio, septiembre y octubre, actuando como tal e impidiendo continuar con la subida. pero a mediados de este mes por fin logró superarla con un filtro «fiable» (que una sesión cierre por encima de la resistencia y la siguiente sesión abra por encima también) En principio, el primer objetivo de subida estaría en los 3675-3692 puntos.

Mientras, el euro recibió la noticia de que los hedge funds están recortando sus posiciones bajistas en la divisa comunitaria.

Imagen

Para terminar, decirles que tenemos un nuevo mercado, el S&P Dow Jones Indices (S&P DJI) lanzó el S&P GSCI Skim Milk Powder. Hasta ahora, los productos lácteos han sido un producto inaccesible para muchos participantes del mercado. Ahora, tenemos el primer índice de productos básicos basados en Oceanía. Al mismo tiempo, tiene una fuerte relación con el dólar de Nueva Zelanda y el mercado de valores de Nueva Zelanda. Es un sector interesante puesto que se espera que el consumo de productos lácteos aumente en un 25% entre 2015 y 2024, sin olvidar que los productos lácteos representan la industria de exportación más grande de Nueva Zelanda y China es el destino más importante para sus exportaciones.

Acceda cada día a una información exclusiva. Pinche aquí para ver todas las ventajas que obtendría y saber qué pasa, por qué y cómo aprovecharlo

¿Le gusta el blog? Pues suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse
 

No hay comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: