Ismael De La Cruz

El cobre como barómetro de la economía y protección contra la inflación

Hay un mercado que no sólo sirve como barómetro o indicador de la salud de la economía, sino que también ayuda y mucho para protegerse de la inflación (y no me estoy refiriendo al oro).

Cuando se trata de evaluar las perspectivas de la economía estadounidense, un tema obligado para el debate es la curva de rendimiento de los bonos de USA y su aplanamiento, ya que la diferencia entre los rendimientos de los bonos a 2 y a 10 años se sitúa en 30 puntos y es la más baja desde el año 2007. Esto lleva a pensar que la Reserva Federal tiene motivos para seguir aumentando los tipos de interés, aunque el riesgo de recesión está ahí, para qué nos vamos a engañar. Lo que tienen claro en Wall Street es que el aplanamiento de la curva afecta más a los bancos pequeños, reduciendo su rentabilidad, y poco a los grandes.

En principio, la FED tiene la intención de subir los tipos de interés tres o cuatro veces en el próximo año, lo que tiene implicaciones alcistas para el dólar y bajistas para los mercados emergentes, como estamos viendo. En el siguiente gráfico pueden ver las probabilidades de subidas de tipos en la reunión de agosto: 93,5%.

Por su parte el Dot Plot (panel que se publica después de cada reunión de la FED con las proyecciones de los miembros del FOMC), no ha variado mucho.

Claro, aquí cada uno barre para casa y mira por sus propios intereses, como cabe esperar, y China no iba a ser menos, máxime teniendo en cuenta los ataques de Trump con los aranceles. Es por ello que la debilidad del yuan es la baza que jugará el gigante asiático para intentar “compensar” los efectos de la guerra comercial. En el gráfico pueden ver la enorme fortalece del dólar frente al yuan.

Como ya sabrán, porque lo vengo explicando desde hace bastante tiempo, el cobre suele ser tenido en cuenta como barómetro o indicador de la salud de la economía. Desde su punto máximo registrado en junio, el precio del cobre ha perdido cerca del 18% en un marco de tiempo de tan solo un mes, motivado por el reciente incremento de tensiones comerciales e imposición de tarifas arancelarias entre USA y China, así como porque la economía de China se expandió a un ritmo más lento en el segundo trimestre, lo que apuntó a una menor demanda de materias primas. Y es que la actividad económica del mayor consumidor de metales del mundo se vio presionada por los esfuerzos del Gobierno por contener la acumulación de deuda, mientras que la producción industrial china creció a su ritmo más débil en dos años.

Sí, es cierto que no se le ha impuesto gravámenes al cobre, pero USA sí estableció tarifas a productos como aires acondicionados y refrigeradores, los cuales utilizan cobre. Solo para que nos hagamos una idea de la importancia del consumo de cobre por parte de China, decir que sus importaciones representan el 27,4% del total de importaciones globales de cobre. Ahí es nada…

Pero no sólo el cobre sirve como medidor del estado de la economía, sino también para protegerse de la inflación. Fíjense que desde hace muchísimo tiempo, el oro ha sido el activo preferente para los inversores que querían protegerse de los riesgos financieros, entre los que se incluía la inflación. De hecho, en la última década, los fondos negociados en bolsa (ETF’s) respaldados por oro han atraído más dinero que cualquier otra materia prima. La clave es el siguiente dato demoledor: por cada 1% de crecimiento anual en el índice de precios al consumidor desde el año 1992, el cobre subió casi un 18%, mientras que el oro subió un 5,2%.

* Suscríbase al blog (es gratuito) y recibirá en tiempo real en su correo los artículos que escriba. Pinche aquí para suscribirse

Reciba cómodamente en su correo el Boletín Bursátil diario con contenido exclusivo y la mejor información: qué sucede, cómo afecta a los mercados, cómo aprovecharlo, ideas operativas. Pinche aquí para más información

Tags: , , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: