Hay dos sectores que presentan perspectivas diferentes, uno muy favorables y otro más preocupante. Veamos qué sectores son y por qué.

Antes de entrar en materias, les dejo unos breves apuntes de otras cuestiones que son importantes de conocer:

1º Hoy es 27 de abril. si miramos el S&P500 desde el año 1950 al 2019, tenemos que el rendimiento medio del índice los días 27 de abril es de un -0,07%.

2º Los inversores no se decantan por las compañías de pequeña capitalización, de hecho los hedge funds cierran posiciones de compra en el Russell2000 hasta niveles de hace justo un año.

Imagen

3º Ya tenemos el 25% de las compañías del S&P500 que han presentado resultados y los beneficios del primer trimestre se dirigen a un incremento interanual del 34%.

4º La presente semana nos depara a casi 200 compañías del S&p500 que presentarán sus resultados trimestrales.

Imagen

Bien, entremos en materia. Por un lado tenemos el sector de coches europeos que sencillamente va como una bala este año como bien se puede apreciar en el gráfico. Fíjense que por ejemplo, Volkswagen en marzo tuvo su mejor semana histórica y eso catapultó no sólo al índice europeo de coches (Stoxx Europe600 Automobiles&parts) sino también al Dax alemán. Pero se avecina un problema, bueno, en realidad no se avecina, es que ya está aquí y es una realidad. Me estoy refiriendo a la escasez de chips y ello afecta a varios sectores, entre otros al de coches, algo que están advirtiendo compañías como Ford, General Motors, Jaguar y Peugeot, así como compañías de componentes de automoción como sería el caso de Bosch. De ahí que la fuerte subida del sector se haya visto interrumpida, aunque no obstante todavía sube un +20,12% en el 2021. Si hablamos del mercado español, hay dos empresas cotizadas que se ven también afectadas, como son Cie Automotive y Gestamp, ya que se dedican  a los componentes para la automoción.

Por otro lado, tenemos las materias primas que en líneas generales suben como la espuma. Y así es como celebran las tres décadas desde la creación del índice de materias primas, concretamente fue en 1991 y este mismo mes, empezando con 24 mercados. En sus dos primera décadas la tendencia fue muy alcista gracias a la voraz demanda del gigante asiático (China), pero desde 2011 se acabó la fiesta.

¿Y por qué esta fuerza descomunal? Pues básicamente por dos motivos:

  • La recuperación económica se está produciendo en forma de V y la demanda por las commodities se incrementa.
  • La transición hacia una energía verde. Y es que el nuevo Presidente de EE.UU encaja muy bien con el Acuerdo de París y recordemos que dicho acuerdo favorece al cobre, el níquel, la plata, el aluminio y el platino.

Así las cosas, desde los años 70 no había tantas materias primas subiendo como mínimo un +50% durante un año.

Imagen

De momento, tenemos al maíz subiendo a niveles de hace 8 años, a la soja en niveles de hace 7 años y el platino en niveles de hace 6 años. Pero los reyes está siendo el rodio y el iridio que suben en el año un +71% y un +146% respectivamente, sin olvidar la madera que desde el suelo del pasado mes de marzo de 2020 sube un +451%. Por otro lado, el paladio marcó nuevos máximos históricos gracias a que se espera una buena recuperación de la demanda de los fabricantes de coches.

Imagen

Y miren la comparativa entre el paladio, el oro y la plata,no hay color, la verdad.

Imagen

El cobre es otro que va viento en popa y sube +26% alcanzando niveles no vistos en 10 años. en los últimos 12 meses sube un +93%.

Imagen

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.