Almirall es una compañía farmacéutica que tiene su sede central en Barcelona. Fue fundada en 1943 y se dedica a la producción y venta de medicamentos. Desde el 22 de junio del presente año 2020 cotiza en el Ibex 35, aunque cotiza en la Bolsa española desde el año 2007.

Almirall obtuvo un beneficio neto de 42,4 millones de euros en el primer semestre del año, lo que implica un 31,5% menos que hace un año debido al impacto del Covid 19 en su negocio en el área de dermatología en Estados Unidos y en el Viejo Continente. El ebitda alcanzó los 137,2 millones de euros, un 17,4% menos, y el resultado neto de explotación (ebit) fueron 75,3 millones de euros, un 25,4% menos que hace un año.

La compañía se ha visto obligada a revisar a la baja sus previsiones para el presente 2020. Estima que las ventas caigan y que el ebitda se fije en 230-250 millones de euros (la rebaja viene desde 260-280 millones de euros).

Hasta hace relativamente poco el mercado no dejaba de lanzar mensajes favorables y casi todas las «Casas» emitían recomendaciones de compra con un potencial a los 17 euros. Credit Suisse parece que ha sido la más sensata y rebajó el precio objetivo de 18 a 12 euros nada más y nada menos.

Por tanto, Almirall está bajista por sus malos resultados y por las previsiones que se han tenido que modificar de cara a lo que resta de año. Cuestión diferente es lo que le pasa a Faes Farma, que no desarrolla antivirales y se centra en enfermedades crónicas y antigripales. El hecho de no estar «liada» con el Covid-19 hace que dentro de su sector no interese mucho los inversores.

Una compañía farmacéutica que no esté en el centro de la fabricación de test o involucrada en la búsqueda de un fármaco contra el Covid 19 queda descartada en cuanto a interés del mercado.

El 22 de junio hablé sobre Almirall en Investing.com y comenté que «el único pero que tiene es que seguramente en los resultados del segundo trimestre tenga una caída de los beneficios, máxime en EE.UU. donde las ventas cayeron a la mitad en el primer trimestre. De confirmarse más adelante, implicaría un retroceso de las acciones cuando se publique». Y así ha sido. Es cierto que esperaba que cuando llegasen los resultados la caída sería de corto plazo, pero le está costando asimilar la realidad.

¿Alguna idea operativa? La zona de los 8,88 euros. Es un soporte fuerte formado el pasado mes de marzo a partir del cual se hizo un suelo de mercado y comenzó la fuerte subida. Ese soporte se formó con sobreventa como pueden apreciar en el gráfico, de manera que es más fiable. La regla es que un soporte fuerte + sobreventa tiende generalmente a funcionar muy bien en cuanto a que el precio se frene al llegar y comience a rebotar al alza.

Por tanto, si regresa a los 8,88 euros se podría comprar en busca de un rebote al alza, pero si además coincide con sobreventa será más fiable y las probabilidades de subida se incrementarán sustancialmente.

Su volatilidad anual registrada a 30 sesiones es del 33,70% (la volatilidad anual del Ibex 35 registrada a 30 sesiones es del 24,82%).

Su Beta 30 vale 0,34%. Esta ratio se utiliza para medir la volatilidad que tienen las acciones de una compañía y también para compararla con el índice de referencia de dichas acciones (en este caso el Ibex 35). ¿Y cómo se interpreta este ratio? Quédense con lo siguiente:

• Beta positivo: el precio de la acción se mueve en la misma dirección que su índice de referencia.
• Beta negativo: el movimiento de la acción es contrario u opuesto al índice de referencia.
• Beta superior a 1: la acción tiene mayor volatilidad que el índice. Ejemplo: si Beta es 1,2 significa que se mueve un 1,2% al alza cuando el índice sube un 1% y baja un 1,2% cuando el índice baja un 1%.
• Beta inferior a 1: la acción tiene poca volatilidad y se mueve menos que su índice de referencia.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.