Ismael De La Cruz

Dividendo flexible

El dividendo flexible es una alternativa a la hora de remunerar a los accionistas, ya que se les da la posibilidad de recibir toda o parte de la retribución que les corresponde en efectivo o en acciones.

Este medio es idóneo para las compañías, ya que reduce el importe de efectivo que sale de su caja. ¿Pero es también la mejor opción para el inversor? Depende. Si el inversor espera que las acciones de la compañía se revaloricen sí es preferible optar por nuevos títulos, ya que de esta manera se logra diferir la tributación. Si no espera subidas en Bolsa, mejor optar por el dinero en efectivo.

Si el accionista tiene un número de derechos inferior al necesario para recibir gratis una acción puede comprar más hasta alcanzar el mínimo exigido; o bien venderlos sin precio fijo. Si no se dice nada, la entidad donde están depositadas las acciones los venderá en el mercado.

A %d blogueros les gusta esto: