Ismael De La Cruz

Dólar y fiscal cliff

DÓLAR Y FISCAL CLIFF

Si el Congreso de los Estados Unidos no llega a un acuerdo, el impuesto sobre la renta subirá para prácticamente todos los ciudadanos el próximo día 1 de enero y las prestaciones por desempleo terminarán para muchas personas.

Así pues, toda la incertidumbre acerca de si se resolverá el tema del abismo fiscal en Estados Unidos o si en cambio la economía entraría en recesión, son factores que afectan directamente al dólar norteamericano.

La idea principal es que el billete verde siempre ha tenido un carácter de activo refugio y como tal ha sido tratado por los inversores, de manera que, en principio, cuantas más dudas puedan surgir acerca de la resolución satisfactoria del fiscal cliff mejor para el dólar.

Cómo se puede comprobar, los inversores de momento siguen confiando en que se llegará a un acuerdo, aunque sea en el último minuto. Si a esto le suman que la política monetaria (estímulos económicos) de la Reserva Federal implica presión bajista para el dólar, ya tienen dos razones de peso para ver por qué el euro se aprecia frente al dólar.

Convendría ir teniendo un plan B para el caso de que se compliquen las cosas en exceso y el tiempo se eche encima, puesto que el 1 de enero está ya a la vuelta de la esquina.

Una opción podría ser llegar a un acuerdo de mínimos, de carácter provisional y para el corto plazo, para salvar los primeros obstáculos y seguir negociando en el 2013.

No obstante, y en el peor de los casos, si llega el 1 de enero sin acuerdo para solucionar el abismo fiscal, cabe la posibilidad de que una pequeña “prórroga” de no más de 7-10 días pueda ser un balón de oxígeno.

Tags:

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea