Los inversores prefieren la deuda corporativa a la deuda pública. Básicamente porque la deuda pública de los países sólidos (como por ejemplo Alemania) ofrecen una baja rentabilidad y con los actuales niveles de inflación no es atractiva.

En cambio, la deuda corporativa y sobre todo la high yield, gana adeptos. Gracias a que el ratio de impago es bajo, los bonos de alto rendimiento están captando capital y ofreciendo rentabilidades de un 8%.

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.