Cuidado al vender una propiedad, el impuesto municipal de plusvalías (no confundir con vender más caro que el precio en su día de compra) es brutal. Se basa en una «revalorización» del terreno y del suelo que siempre, y es curioso, la Administración lo calcula de manera que toca pagar de lo lindo.

Hablando hoy con un notario, me decía que en Madrid, por cada año que se tiene la casa en propiedad, al venderla son más de 1.000 euros de impuesto (el caso que me habló de un piso de 69 metros cuadrados), independientemente de que se venda con plusvalías o minusvalías. Echen cuentas. 

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.