Les vengo comentando estos días, tanto aquí en mi blog como en EXPANSIÓN la disociación existente entre las fuertes subidas de las Bolsas (europeas y sobre todo norteamericanas) y la marcha de la economía (atendiendo a los datos macroeconómicos). Una disociación que no tenía ni pies ni cabezas. Vamos a verlo todo mejor para entenderlo, porque realmente es interesante.

Algunos datos macro:

– El comercio al por menor de la zona del euro se redujo en un 11,7% con respecto a un mes antes, abril, siendo la mayor disminución desde que se iniciaron las series en 1995.

Euro Area Retail Sales MoM

– El déficit comercial de los Estados Unidos se amplió a 19.400 millones de dólares en abril de 2020, frente a los 42.300 millones de dólares revisados a la baja en marzo, y en consonancia con las previsiones del mercado de 49.000 millones de dólares. Se trata de la mayor brecha comercial en ocho meses, ya que las exportaciones cayeron un 20,5% y las importaciones un 13,7%, en parte debido al impacto del coronavirus, ya que muchas empresas estaban operando a una capacidad limitada o dejaron de hacerlo por completo, y el movimiento de viajeros a través de las fronteras estaba restringido.

United States Balance of Trade

– La productividad laboral en el sector empresarial no agrícola de los Estados Unidos disminuyó en un 0,9 por ciento anualizado durante el primer trimestre de 2020, en comparación con una estimación preliminar de una caída del 2,5 por ciento y tras un aumento del 1,2 por ciento en el período de tres meses anterior. La producción se redujo en un 6,5 por ciento (frente al 2,4 por ciento del cuarto trimestre) y las horas trabajadas cayeron en un 5,6 por ciento.

– El número de estadounidenses que se acogieron a los beneficios de desempleo disminuyó a 1.877 millones en la semana que terminó el 30 de mayo, el nivel más bajo desde que comenzó la crisis del coronavirus hace casi tres meses. Aún así, las solicitudes superaron ligeramente las expectativas del mercado y elevaron el total reportado desde el 21 de marzo a 42,6 millones. Sin ajustes estacionales, los mayores aumentos en las solicitudes de desempleo se registraron en California y Florida, mientras que las de Nueva York cayeron bruscamente.

United States Initial Jobless Claims

– Los recortes de puestos de trabajo anunciados por los empleadores con sede en EE.UU. ascendieron a 397.016 en mayo, un 40,8 por ciento menos que los 671.129 de abril, el más alto registrado. A pesar de la caída, el total del mes pasado es el segundo nivel  mensual más alto registrado. La mayoría de los recortes procedieron de las empresas de ocio y entretenimiento, incluidos bares, restaurantes, hoteles y parques de atracciones, que anunciaron 163.680 recortes en mayo. En lo que va de año, se han anunciado 1.414.828 recortes de puestos de trabajo, un 389,5% más que los 289.010 anunciados en los cinco primeros meses de 2019, y el total más alto de enero-mayo registrado. Más de 20 millones de personas en los EE.UU. perdieron sus trabajos en abril, mientras que la tasa de desempleo se disparó hasta cerca del 15%, la más alta desde la Gran Depresión.

United States Challenger Job Cuts

– Australia se dirige a su primera recesión en 29 años tras registrar una caída del PIB en el primer trimestre del 0,3%. El crecimiento anual se sitúa en 1,4%, el más bajo desde septiembre de 2009.

Y podría seguir poniéndoles decenas y decenas de referencias macro, pero creo que no es necesario, que se hacen una ligera idea de que las economías están mal y antes del 2022 no volverán a estar donde estaban justo cuando apareció el coronavirus.

El fortalecimiento de las monedas vinculadas a commodities y el debilitamiento de las monedas refugio sugieren que el apetito de los inversionistas se mantiene optimista y siguen apostando por una recuperación económica global.

Todo lo que está sucediendo en los mercados se puede resumir en una sóla frase: desde que la Fed abrió las compuertas en marzo, Wall Street ha tenido el mayor rally alcista en toda su historia. Ya saben, la liberación de liquidez por parte de la Reserva Federal anunciada el 23 de marzo no tiene precedentes.

relates to When I Said `Disaster' I Meant `Fill Your Boots'

Gráfico: Bespoke

Antes de 1952, el mercado también operaba los fines de semana, por lo que las comparaciones son difíciles antes de eso. Pero hay una buena posibilidad de que este sea el repunte más fuerte de la historia: los dos repuntes anteriores más fuertes de 50 días, en 2009 y 1982, se produjeron después de mínimos importantes y fueron seguidos por mercados alcistas largos.

Mark Twain dijo que «la historia no se repite, pero a menudo rima». Mirando la historia, cada 50 años ha habido una terrible pandemia y las acciones cayeron más del 30%. Y así fue…

Gráfico: LPL Research

Incluso Jim Bianco, jefe de Bianco Research comentó: «a primera vista, parece que están nacionalizando los mercados financieros». Podemos ilustrar esto con los gráficos de CrossBorder Capital en Londres que miden el exceso de liquidez en el sistema financiero mundial. Según el índice de liquidez global de CrossBorder, el mundo estaba inundado a finales de abril. Así es como se ha movido la liquidez mundial durante las últimas cuatro décadas según la definición de CrossBorder:

relates to When I Said `Disaster' I Meant `Fill Your Boots'

El rebote de los mínimos del S&P 500 del 23 de marzo ha sido histórico en muchos sentidos. De hecho, fue uno de los mejores repuntes de 20 días de la historia

Gráfico: LPL Research

Y el rebote de un 35% desde mínimos del 23 de marzo se clasificaría como el mayor rebote del mercado bajista de la historia.

Con la actuación del BCE Europa también se suma al rally. Y es que el DAX de Alemanán ha subido un 19% desde mediados de mayo (más del doble que el S&P500), el CAC de Francia un 17% y el MIB de Italia un 16%, el propio S&P500 desde marzo casi un 40%, el Nasdaq 100 subió más de un 30% desde los mínimos, algo que sólo ha pasado 7 veces desde el año 1985, la última vez en 2009 (de media subió un 5,2% al mes siguiente, casi cinco veces más que el 1,3% de media de un mes de ganancias en la historia del Nasdaq, la única vez que el Nasdaq 100 no se recuperó en los siguientes tres y seis meses después de un movimiento de más del 30% en 50 días fue en noviembre de 2001).

Y no olvidemos que el índice FTSE-Eurofirst de los bancos de la zona euro ha subido un 31,5% desde su mínimo del 21 de abril, las acciones europeas han superado a las estadounidenses en las últimas semanas, reduciendo lo que había sido una gran diferencia y el euro se ve más fuerte.

Es posible que la crisis de Covid-19 pase a la historia como la conmoción que obligó a la zona del euro a organizarse, en lugar del momento final que puso fin a un proyecto demasiado ambicioso de ingeniería monetaria y política. Con un optimismo claramente alto ahora, el BCE no podía hoy defraudar y no lo hizo.

La gran pregunta es: ¿Cuánto durará el hechizo de los Bancos Centrales que mantiene tan fuerte el rally alcista de las Bolsas? La respuesta es sencilla: si no asistimos a un nuevo rebrote del virus en los próximos meses (hasta al menos que pase el invierno de 2021) que obligue a dar marcha atrás en las medidas de desescalada, podemos decir que gracias a los Bancos Centrales el hechizo seguirá surtiendo efecto. Por tanto, la ardua labor de los Bancos sólo tiene efecto positivo y palpable mientras se cumpla la premisa que les acabo de comentar. En caso contrario, las caídas volverán con fuerza hagan lo que hagan los Bancos. a día de hoy soy optimista y creo que el suelo o mínimo marcado en marzo será el mínimo de todo éste año y no se perderá.

Por tanto, la apertura de compuertas de la Fed en marzo fue la mecha para que Wall Street subiera como la espuma. Europa iba a menor ritmo y desde hace unas semanas sube más fuerte que sus partes norteamericanos porque confiaban en lo que hoy dijese el BCE. Y repito, no defraudó. Así pues, el hechizo se mantiene vigente.

¿Y qué es lo que ha dicho el BCe hoy? Resumiéndolo es lo siguiente:

  • El mercado esperaba que ampliase su programa PEPP en 500.000 millones. Finalmente lo ha aumentando en 600.000 millones.
  • También ha prolongado la duración del PEPP al menos hasta junio de 2021 o hasta que acabe la crisis provocada por la pandemia.
  • Reinvertirá la deuda comprada bajo el PEPP, como mínimo, hasta finales de 2022.
  • A todo ello sumémosle que Alemania anunció hace días un nuevo paquete fiscal de 130.000 millones de euros.

Cerca de dos tercios de los 750.000 millones de euros en compras para la pandemia anunciados en marzo no se han gastado. La recarga temprana sugiere que el banco central no está dispuesto a cuestionar cuánto tiempo pueden esperar los inversores en bonos antes de exigir mayores costes de préstamo a las naciones más endeudadas de la región.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.