Ismael De La Cruz

Cuaderno financiero (28 junio 2018)

Actualización del sentimiento de los inversores, por qué el Dax lleva una buena caída estos días, explicación de por qué Argentina podría entrar en recesión, el desplome de la Bolsa de China, escenario de varios bancos centrales. Entremos en materia…

Sentimiento inversores actualizado

El Dax alemán cae un -7% en los últimos 10 días de negociación…

¿Motivo? la guerra comercial de Trump. Fíjense que el sector automóviles de la eurozona cae un -11% en los últimos 10 días, y ya sabemos que este sector tiene peso en el selectivo germano.

Los consumidores de la zona del euro están cada vez más preocupados por las perspectivas de la economía en medio de la escalada de las tensiones comerciales y el aumento de los precios del petróleo. Como prueba de ello, el índice de sentimiento cayó este mes de junio a un mínimo de ocho meses.

De momento, atendiendo a la importante encuesta Investors Intelligence, el sentimiento de los inversores sigue siendo alcista (47,6%) frente a los bajistas (18,4%).

¿Recesión en Argentina?

Están aumentando las señales de que Argentina se encamina hacia otra recesión en los próximos meses, menos de dos años después de salir de la última. La actividad económica cayó un 2,7% en abril, la mayor caída mensual desde que Macri asumió el cargo en diciembre de 2015. El crecimiento también disminuyó anualmente por primera vez en 14 meses. El principal índice de construcción privada de Argentina disminuyó un 5% en mayo, y ha bajado cuatro de los últimos seis meses.

La sequía obstaculizó la producción de soja, la exportación principal de Argentina que respalda a muchas industrias y es una fuente clave de ingresos del gobierno. La actividad económica agrícola se desplomó un 30,8% en abril y la crisis monetaria obligó al banco central a elevar las tasas al 40%, lo que pesó aún más sobre la actividad económica.

Una recesión complicaría los planes de Macri para reducir aún más los gastos del gobierno según lo acordado con el Fondo Monetario Internacional a cambio de una línea de crédito de 50 mil millones de dólares.

Las probabilidades de una recesión en 2018 aumentaron a 68,1% en mayo desde el 24,4% en abril, según un índice publicado por la Universidad Torcuato Di Tella.

La cuestión es que el banco central de Argentina elevó su tasa de referencia al 40% a principios de mayo para respaldar la moneda en medio de una intensa debilidad de los mercados emergentes. Pero el agresivo ajuste monetario ha sido insuficiente para frenar la caída de la divisa del país (el peso argentino). Su reto es reducir la inflación al 17% para finales del próximo año (se espera que finalice este año en torno al 27%).

Escenario de algunos Bancos Centrales emergentes

  • Banco de México: tiene varios frentes abiertos que son preocupantes, tales como la inflación, la incertidumbre política relacionada con las próximas elecciones presidenciales, las preocupaciones sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) y la creciente turbulencia de los mercados emergentes. Es probable que la entidad mantenga las tasas de interés en el 7,75% durante el resto del año.
  • Banco de Turquía: la inflación se está acelerando en la segunda mitad del año hasta triplicar el objetivo oficial, ejerciendo más presión sobre el banco central para que actúe. El mayor desafío al que se enfrentará el banco será superar el disgusto de Erdogan por la subida de tipos de interés, algo que él no quería a ninguna costa. Otro problema es que la pesada carga de la deuda de las empresas no financieras las hace vulnerables a fuertes alzas de la divisa turca (la lira), que perdió casi dos tercios de su valor en los últimos cinco años, ya que el banco no actuó rápidamente en momentos de tensión.
  • Banco de Rusia: con la inflación en mínimos históricos, la entidad había esperado terminar su ciclo de relajación más rápido de lo esperado este año. Pero las cosas no vinieron como se esperaban y una nueva ronda de sanciones estadounidenses, junto con la ola de ventas globales en los mercados emergentes dieron al traste con la hoja de ruta prevista. Seguramente haya que esperar al 2019 para que haya cambios en los tipos de interés. Todo eso se suma al riesgo de que mantener la inflación cerca del objetivo del 4% (y convencer a los escépticos de que el banco pueda mantenerla ahí) no será tan fácil como se suponía.

El desplome de China

Los sondeos de PMIs manufactureros que se conocerán entre el domingo y primeros de la semana que viene apuntan a una ligera corrección tras el repunte visto en mayo. Así, el PMI Manufacturero que se conocerá el sábado se moderará hasta el 51,6, mientras que en el Caixin PMI que se publicará el lunes se prevé una caída a 51.

Mientras, la Bolsa de China sigue desplomándose como consecuencia de las tensiones comerciales y la ralentización de la economía. El Shanghai Composite cae -20,1% desde su máximo de enero y -14% en lo que va de año.

Los ajustes de política monetaria por parte del Banco de China se enmarcarían en medio de una economía en desaceleración y complicada por las crecientes tensiones comerciales con Estados Unidos. Aún así, la entidad no tendrá demasiado margen para los ajustes, ya que también necesitarían contener el crecimiento de la deuda.

Reciba cómodamente en su correo el Boletín Bursátil diario con contenido exclusivo y la mejor información: qué sucede, cómo afecta a los mercados, cómo aprovecharlo, ideas operativas. Pinche aquí para más información

A %d blogueros les gusta esto: