Ismael De La Cruz

Cuaderno Financiero (25 mayo 2018)

Hoy vamos a ver actualizado el sentimiento de los inversores, la extrema delicadeza que el BCE está teniendo con sus palabras porque sabe que pueden venir nubarrones y el escenario de la FED pese a que la inflación supere el 2%.

Banco Central Europeo

Es una realidad que el crecimiento de la zona euro podría desacelerarse aún más y ello propicia que la incertidumbre se incremente poco a poco. En septiembre expiran las compras de bonos, pero el debate está en si se suspenden las compras en cambio hay que mantener las medidas de estímulo monetario durante más tiempo teniendo en cuenta precisamente que podemos asistir a una desaceleración económica.

Pero ojo, que ya no es sólo por este motivo, es que tenemos lo de Italia. Ayer les expliqué varias cuestiones al respecto El problema radica en que los partidos populistas de Italia han vuelto a poner a los bancos del país en el punto de mira, extendiendo el nerviosismo entre los inversores con propuestas que pueden revertir años de esfuerzos. Las preocupaciones por un mayor déficit y los enfrentamientos con las autoridades europeas han llevado los rendimientos de la deuda soberana italiana a su nivel más alto en casi tres años. Y no sólo eso, también les preocupa que el futuro gobierno de Italia pueda relajar excesivamente la política fiscal y hacer retroceder la reforma de las pensiones, lo que provocaría turbulencias en el mercado que podrían socavar la confianza de los inversores.

Por ahora, el BCE ha tratado de minimizar todas estas preocupaciones, argumentando que el crecimiento aún es sólido y que está por encima del potencial del bloque, por lo que la entidad aún podría finalizar las compras de activos antes de final de año, ya que esperan que las presiones inflacionistas sigan creciendo. Pero apuntan desde los corrillos de Wall Street que en privado argumentan que la desaceleración económica podría significar que la primera subida de tipos de interés llegue más tarde de lo esperado, ya que el BCE difícilmente podría permitirse un mayor ajuste en las condiciones financieras. De momento, los mercados siguen pensando que será en junio del 2019.

Y para terminar este asunto, una de cal y otra de arena. El euro se ha debilitado más del 5% frente al dólar, un impulso positivo para las exportaciones y la inflación. En cambio, los precios del petróleo también han aumentado, con el Brent alcanzando los 80 dólares por barril y apuntando a precios más altos en los próximos meses…

Reserva Federal

La Reserva Federal está preparada para dejar que la inflación supere su objetivo del 2% y el mercado de bonos parece estar a gusto con la noticia. Mientras tanto, los inversores continúan apostando a que el banco central continuará elevando las tasas de interés, incluido un aumento en la reunión del FOMC del próximo mes de junio (día 13).

Como pueden ver en el gráfico, los futuros de los fondos federales otorgan a día de hoy un 92,5% de probabilidades de que ese día 13 de junio la FED suba tipos de interés.

La próxima semana se antoja clave con una serie de datos macro relevantes (inflación preferido de la Reserva Federal, nóminas para mayo, crecimiento económico, gasto personal). Podrán terminar de apuntalar este sentimiento.

Patrick Harker comentó que contemplaría la posibilidad de realizar cuatro subidas de tasas este año si hubiese evidencia de que la inflación pueda descontrolarse. De momento, mantiene la idea de tres subidas este año y otras tres el año que viene.

Mientras, el índice dólar subió más del 4% durante abril y mayo, cerca de la mejor racha de dos meses desde noviembre del 2016. Sin embargo, se ha estancado tras alcanzar un máximo de cinco meses.

Sentimiento de los inversores

Pese a todos los vaivenes que se están produciendo últimamente con constantes sucesos de bastante relevancia, los inversores de USA parece que están un poco más animados que la semana anterior, nada exagerado, pero algo es algo. Atendiendo a la encuesta semanal de AAII, el sentimiento alcista aumentó del 36,68% al 38,56%, siendo el tercer aumento semanal consecutivo.

Es curioso que no sólo se ha producido un aumento del sentimiento alcista, el sentimiento bajista también subió más que los niveles de la semana pasada. Concretamente, subieron desde un mínimo de 19 semanas del 20,58% hasta el 25,16%.

Por su parte, el sentimiento neutral bajó de 42,74% a 36,27%.

Reciba cómodamente en su correo el Boletín Bursátil diario con contenido exclusivo y la mejor información: qué sucede, cómo afecta a los mercados, cómo aprovecharlo, ideas operativas. Pinche aquí para ver un ejemplo

Tags: , , , , , , , ,