Ismael De La Cruz

Cuaderno financiero (18 junio 2018)

Las últimas decisiones de ocho Bancos Centrales, la salida de dinero de los mercados emergentes, la caída de la demanda física de oro, el boom de las tecnológicas desde su debut, la importancia de hilar fino en la política monetaria del BCE. Entremos en materia.

Bancos Centrales

En una semana donde los principales Bancos Centrales tenían una cita importante, pocas sorpresas o novedades acontecieron:

  • Reserva Federal (FED): subió los tipos de interés basándose en la baja tasa de desempleo, en el incremento de la inflación y en el devenir de la economía del país.
  • Banco Central Europeo (BCE): mantuvo los tipos de interés (antes de 2019 no se moverán) y anunció el final del programa QE para diciembre y hasta la fecha seguirá reduciéndose progresivamente.
  • Banco de Japón (BOJ): sigue con su programa de compras de activos, pero ahora ve el índice de precios al consumidor en un rango de 0,5%-1%.
  • Banco de China: no aumenta los costes de endeudamiento y se mantuvo firme después de que los datos de producción industrial y las ventas minoristas mostraran que la segunda economía más grande del mundo está perdiendo impulso. Por ello, el yuan cayó mientras que el índice de acciones compuesto de Shanghai cerró en el nivel más bajo desde 2016.
  • Banco de Suiza: mantiene su postura de evitar que la divisa helvética se fortalezca frente al euro y el dólar, un mantra con el que llevan ya varios años a cuesta.
  • Banco de Argentina: provocó un impacto en los mercados ya que el gobierno nombró a un nuevo jefe del banco a medida que el peso argentino siguió cayendo (un 10%) a pesar de que el FMI ofreció el mayor préstamo en su historia.
  • Banco de Tailandia: una caída de su divisa, en un país con un crecimiento sólido y un excedente de cuenta corriente considerable, mostró cómo las presiones están aumentando en los países emergentes. El baht sufrió la mayor pérdida desde octubre de 2016, un golpe a una de las pocas monedas emergentes que han dado a los inversionistas ganancias este año.
  • Banco de Rusia: dejó la tasa en 7,25%, en línea con las expectativas del mercado.
  • Lira turca: sufrió porque Erdogan puede ganar la elección presidencial en la primera vuelta el 24 de junio con un 50,8% de apoyo y obtener el respaldo de una mayoría en el parlamento, según las últimas encuestas.

Emergentes

El índice de acciones MSCI Emerging Markets cayó un 1,9% en la semana, la mayor caída en un mes, mientras que el indicador de seguimiento de las monedas emergentes cayó a un mínimo de seis meses. Los inversores de ETFs abandonaron las acciones de estos mercados siendo ya la cuarta semana de salidas, la peor racha en dos años.

Oro

Hay indicios de que la demanda física se está desacelerando. Las importaciones de la India en mayo se redujeron en un 39% respecto del año anterior, siendo el quinto mes de descensos, ya que el segundo mayor comprador de oro del mundo entra en un período estacionalmente débil para las compras.

Tecnológicas

En Wall Street, las compañías de tecnología con menos tiempo cotizando se dispararon. Dropbox, que comenzó a cotizar el 23 de marzo, subió un 32%. La compañía de software basada en la nube Zuora subió un 18%, superando las ganancias de más del 50% desde el comienzo del mes. Avalara, una compañía que comenzó a cotizar en la Bolsa de Nueva York el viernes, casi se duplicó. En lo que va del año, 22 empresas de tecnología han debutado en Bolsa y han ganado un promedio del 70%. En el año 1999 cerca de 130 empresas de tecnología hicieron su salida a bolsa y la ganancia promedio fue del 300%, de manera que aún estamos lejos del récord.

Política monetaria

El BCE prepara el escenario para un aumento de tipos de interés el próximo año, y tal como hizo con el final del programa QE, utiliza la misma estrategia para no asustar a los mercados, es decir, ir avisándolo desde lejos y así quitar los temores.  Mientras, la Reserva Federal acelera las subidas de tasas de interés y las situó entre el 1,75% y 2%, quedando dos subidas más en lo que resta de ejercicio.

La cuestión es que los inversores saben que existen riesgos y problemas en el horizonte, no hay más que ver cómo hace unos días el Bundesbank recortó la previsión de crecimiento de Alemania del 2,5% al 2%, y el Banco de Francia igual, del 2% al 1,8%. Para colmo, la deuda de España en el 99%, lo que implica la mayor subida en 4 años (debemos 120.000 millones de euros más desde el año 2014) y claro, el final de los estímulos del BCE hace más difícil la refinanciación a medio plazo. Y no olvidemos que el diferencial de tipos con USA se va a incrementar, hecho que va en detrimento de la divisa comunitaria y el sector financiero en Bolsa.

Sí, es cierto que la UE se había acostumbrado a vivir con una financiación con un coste muy reducido y por muy bien que Mario Draghi haya ido preparando el terreno, supone un cambio importante para empresas, familias, economías. Pero la clave es hacer bien la transición, es decir, retirar los estímulos monetarios de manera gradual (algo que se está haciendo correctamente) y que la subida de tipos de interés sea progresiva y que no suban demasiado (algo que está aún por ver).

Reciba cómodamente en su correo el Boletín Bursátil diario con contenido exclusivo y la mejor información: qué sucede, cómo afecta a los mercados, cómo aprovecharlo, ideas operativas. Pinche aquí para más información

A %d blogueros les gusta esto: