Los inversores que quieren invertir a medio o a largo plazo e ir conformando una cartera de inversión sólida y equilibrada suelen plantear siempre una misma cuestión: ¿Cómo se hace? Como comprenderán, la respuesta no es sencilla y depende de muchos factores.

Pero sí voy a aprovechar para dejarles una serie de pautas que pueden ser interesantes a tener en cuenta:

– Invierta en empresas sólidas, sin apenas deuda, con liquidez o tesorería.

– Algo muy valioso es aprovechar empresas buenas que coticen barato, es decir, por debajo de su precio «real».

– Ideal si se trata de empresas familiares, ya que de ésta manera los intereses de la compañía estarán alineados con los de usted.

– A la hora de hacer la cartera céntrese sólo en analizar empresas, no se obsesiones con el tema macro, ya que es muy incierto y sobre todo porque al tratarse de un horizonte de medio-largo plazo es imposible saber qué pasará con tipos de interés, inflación, tensiones geopolíticas, etc.

– Diversifique mucho. Da igual si se trata de blue chips (grandes empresas) que de medianas o pequeñas empresas (medium, small caps). Si se trata de una buena compañía, bien gestionada y que cotiza barata, el tamaño pasa a un segundo plano.

– Si invierte en empresas en las que cree que pese a todo se trata de una estrategia arriesgada (más en teoría que con el resto de empresas de su cartera), que cada una de dichas empresas no supongan más del 1-2% de la cartera. El resto de las empresas «menos arriesgadas» pueden alcanzar cada una de ellas un máximo del 6-8%.

– Si cae a plomo el mercado y la valoración de la empresa sigue siendo buena, manténgala en la cartera. Recuerde que hablamos de un horizonte temporal largo (ésto es válido sobre todo para inversiones a varios años vista).

– No mire cada día cómo va la cartera, puesto que los movimientos diarios son «ruido» y pueden llegar a crearle ansiedad, impaciencia e indisciplina. Con mirar la evolución de la cartera una vez a la semana es más que suficiente.

– La inversión value investing se basa en aprovechar la ineficiencia del mercado, comprar cuando cae el mercado, ir a contracorriente, porque si el negocio es bueno y barato, a largo plazo las probabilidades de ganar se incrementan sustancialmente.

– Evite el ruido, no lea demasiadas noticias en la prensa, opiniones, etc. Una cosa es informarse, que siempre es bueno, y otra muy distinta vivir por y para las noticias.

– Resérvese algo de liquidez por si surge una nueva oportunidad de inversión. Es importante disponer de efectivos siempre por si aparece una oportunidad de inversión.

– Opere sólo al alza, nada de cortos (a la baja), ya que a largo plazo es muy caro, al igual que cubrir el riesgo divisa. En todo caso, puede dejar algo de dinero para trading o swing con largos y cortos.

– Como bien decía Warren Buffett: el inversor paciente y mínimamente informado ha encontrado la piedra filosofal de la inversión. No pierda el tiempo en buscar el santo grial, porque no existe.

– Cuando se invierte directamente en acciones hay que diversificar. Salvo que se disponga de mucho capital, no es necesario pasarse, con 15-25 valores es más que suficiente.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse
 

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.