Este artículo va dirigido a los inversores que operan en el mercado de las materias primas agrícolas. Les voy a explicar unas pautas estacionales que seguro les vendrá bien a la hora de invertir.

En primer lugar, empecemos viendo cómo fue el mes de septiembre. El S&P GSCI cayó -3,6% debido a la creciente preocupación por el impacto económico de la nueva ola del coronavirus. Todos los sectores, tanto los metales como la energía cayeron, mientras que la agricultura y la ganadería se beneficiaron del retorno de la demanda de China. El S&P GSCI Petroleum cayó un -7%, el aumento de la oferta de la OPEP desde agosto y la preocupación por una nueva demanda que se ha visto afectada por el aumento de los casos de coronavirus han pesado sobre los precios del crudo. El S&P GSCI Industrial Metals cayó un -2,2% después de un fuerte rendimiento en agosto. Los dos metales más vinculados a los datos económicos, el S&P GSCI Cobre y el S&P GSCI Aluminio, tuvieron un desempeño flojo. apagado. El S&P GSCI Oro cayó un -4,2%, después de alcanzar un nuevo máximo histórico en agosto (la fortaleza del dólar tuvo mucho que ver en ello), pero en el año sube un +21%. El S&P GSCI Agricultura subió un +4% gracias a las reservas de China, el mayor comprador de soja, que fueron robustas durante el tercer trimestre, empujando a la soja a subir un +7,4%. Los precios del café se desplomaron por las elevadas existencias de los almacenes de Brasil con lo que el S&P GSCI cayó un 14%.

¿Qué pautas ha de conocer todo inversor a la hora de invertir en materias primas agrícolas?

Las materias primas son estacionales y su cotización varía en función de la demanda, de las condiciones climatológicas y de las previsiones de oferta y demanda.

– Café: este mercado depende bastante de la evolución de la cosecha de Brasil, ya que el país carioca es uno de los principales productores a nivel mundial.

– Azúcar: Brasil es la clave, ya que es el mayor productor y exportador de este producto en el que influye el clima (fuertes lluvias en tiempo de cosecha arruinan la producción, con lo que el precio sube). Tiende a moverse al alza entre septiembre y diciembre y baja a partir de diciembre. En periodos de crisis económica el precio baja. El rendimiento medio en los últimos 10 años en este plazo de tiempo fue de un +10%.

– Zumo de naranja: gran parte de la producción a nivel mundial se concentra en América (Florida y Brasil), zonas donde es habitual sufrir huracanes y condiciones meteorológicas adversas. Generalmente es la segunda mitad del año cuando se produce una mayor volatilidad y movimiento en éste mercado.

– Cacao: los factores que influyen en su precio son el tipo de cambio entre la moneda local de los países productores y el dólar, el clima y las plagas. El cacao suele marcar máximos unos meses antes de empezar el invierno en Europa y a partir de febrero suele bajar, ya que su consumo disminuye.

– Soja: se cultiva en el Medio Oeste y suele sufrir temperaturas muy altas. El precio de la soja empieza a aumentar en febrero, hasta alcanzar su máximo anual en Junio, siempre que el año haya sido seco. Durante los meses del verano el precio cae siempre que no existan importantes problemas climatológicos.

– Cerdo: desde finales de febrero el precio de los cerdos aumenta ya que tardan en crecer 6 meses y para venderlos han de llegar a los 113 kilos de peso, por lo que esos meses las existencias se reducen ya que los inversores lo adquieren por adelantado en mayo. El precio tiende a alcanza su máximo anual entre mayo y julio.

– Maíz: se planta en abril-mayo y se recoge en Septiembre. La temporada de la siembra empieza a finales de la primavera y es el periodo en que los precios están más bajos. Los precios alcanzan su máximo en julio. Tras la cosecha vuelve a subir pero en febrero cae.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.