La verdad sobre la subida de la luz

La verdad sobre la subida de la luz

 

¿Sabían ustedes que el recibo de la luz ha subido casi un 65% entre los años 2003 y 2012? Sí, el déficit de tarifa, el hecho de que los ingresos no cubren los gastos. Un agujero negro de 4.500 millones de euros cada año, una deuda acumulada de nada más y nada menos que 27.000 millones de euros.

Un tira y afloja que como siempre termina pagando el ciudadano, una vez más no culpable ni responsable de esta vorágine que no tiene visos de resolverse, al menos en el corto plazo, y que a primeros del 2014 nos puede deparar otra grata sorpresa, un nuevo incremento en el recibo de la luz de más de un 10%. A este paso, se convertirá en un bien preciado solo al alcance de unos pocos.

Es triste que con la que está cayendo, con todas las penurias que la sociedad está soportando (tasa de desempleo desorbitante, desahucios, cierre del grifo del crédito, etc, etc), sabiendo que cada día hay más personas que no son capaces de poder pagar la luz de sus hogares y están abocadas a pasar frío, no se ponga coto a este desaguisado.

La cuestión es que el Gobierno ha decidido no ceder al crédito extraordinario de 2.200 millones que ya estaba aprobado por él mismo de cara a cubrir el desajuste entre los ingresos y los gastos del sistema eléctrico, el denominado déficit de tarifa, el cual se produce porque los ingresos por venta de electricidad son menores que los costes de producir y entregar dicha electricidad. Esto solo significa una cosa muy clara: o las compañías eléctricas han de soportar esta carga o dicha carga la soportarán los ciudadanos mediante nuevas subidas del recibo de la luz.

¿Les suena eso del céntimo verde? Un impuesto que creó el Gobierno para gravar el consumo de gas natural y cuya cuantía iría encaminado a reducir el déficit de tarifa. Pues bien, el Gobierno tampoco lo ha admitido. Pues nada, más de 3.600 millones de euros que se dejará de recibir.

Todo este despropósito de la continua e imparable subida de la luz comienza a gestarse allá por el año 2.000 con la liberalización del mercado eléctrico. Todas las partes lo celebraron. las compañías porque podrían de esta manera explotar un sector interesante. Los ciudadanos porque esperaban rebajas en sus facturas debido a la incipiente competencia entre las compañías.

Pero algo no se hizo bien. Los costes (transporte, distribución, etc) se dispararon (¿acaso no se supieron calcular en su momento correctamente?). Como no se quería perjudicar a los consumidores, se decidió congelar las tarifas.

Y claro, entre que los gastos eran mayores de lo calculado y que se congelaron las tarifas, se fue gestando un déficit, que para colmo de males con la crisis económica se fue agrandando. ¿Resultado? Era inevitable que comenzasen las subidas en las facturas a los usuarios para poder hacerle frente.

Hay rumores de que las compañías eléctricas están incrementando artificialmente sus costes. sinceramente, no lo se y no puedo pronunciarme al respecto. Lo que sí se, estimados lectores, es que la luz va a seguir subiendo les cuenten lo que les cuenten desde el Gobierno o desde el sector eléctrico, y que seremos todos nosotros los que tengamos que soportarlo y que la única solución que nos queda es ahorrar todo lo que podamos.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.