Jordan Belfort, lobo de Wall Street

Jordan Belfort, lobo de Wall Street

 

¿Saben ustedes quién es Jordan Belfort? Ha sido un personaje de Wall Street muy controvertido y con excesos en todos los sentidos (drogas, putas, vicios, dinero, delitos).

Apareció en el año 1987, trabajó como bróker y un año después controlaba Stratton Oakmont, una de las agencias de corredores con más éxito de la época y que vendían bonos basura utilizando todo tipo de técnicas fraudulentas.

Belfort compró e hizo encallar un yate en el mar Mediterráneo con un hidroavión y un helicóptero a bordo. Organizó lanzamientos de enanos durante las reuniones con sus colegas, metía prostitutas en las suites presidenciales de hoteles de lujo mientras su familia lo esperaba en casa, consumía cocaína a raudales.

Su negocio consistía en vender bonos basura que tenían altas tasas de rentabilidad y de riesgo. Llegó a ganar 50 millones de dólares al año, incluso en una ocasión 12 millones de dólares en tres minutos.  Hasta la mafia estaba asombrada y decidió observarle para saber cómo se podía dinero tan rápido.

El problema es que engañó a inversores por más de 100 millones de dólares en acciones falsas. Fue acusado de estafa y de lavado de dinero, siendo condenado a 22 meses de cárcel, que cumplió en el año 2005.

Fue abandonado por su esposa que  lo acusó de violencia de género y de dependencia a las drogas. Escribió dos libros, El lobo de Wall Street (2008) y Catching the wolf of Wall Street (2011).

Adivinen a quién admiraba:  a Gordon Gekko (el personaje de Michael Douglas en Wall Street), a Richard Gere en Pretty woman y a Don Johnson en Miami Vice (con su primer bono se compró un Ferrari blanco como el que le había visto en la serie).

¿Qué hace hoy en día este angelito? Pues se dedica a impartir charlas motivacionales y vive en una casa en Los Ángeles.

Hay una película muy interesante de él y un libro llamado Lobos de Wall Street que no tiene desperdicio alguno.

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.