La crisis no entiende de «vacas sagradas» y American Express no iba a ser una excepción dentro de la actual vorágine en la que nos encontramos. Ésta crisis va de sectores más ligados o expuestos a la pandemia del Covid 19, así de sencillo.

La idea general es que aquellos que saldrían más favorecidos serían el sector farmacéutico, el de consumo no cíclico y el tecnológico. En cambio, los peor parados serían el financiero y el de turismo y ocio.

Cobra una gran importancia tener muy claro el horizonte temporal de cada inversión. Es decir, una cosa es que una compañía pertenezca a un sector en declive y no convenga comprar todavía, y otra cosa diferente es que haya alguna idea operativa tipo swing (operaciones que suelen durar o mantenerse abiertas días o semanas) que se pueda aprovechar.

El proveedor norteamericano de servicios de pago cerró el segundo trimestre del año con un beneficio neto de 238 millones de dólares en lo que supone una caída nada más y nada menos que del 86% si lo comparamos con hace un año. En el segundo trimestre facturó un 15% menos y aunque empieza a vislumbrarse un poquito de recuperación, el consumo en general mantiene la tónica bajista con descensos del 20% anual, eso sí, mejor que el recorte del 40% el pasado mes de abril.

Fíjense que los clientes de American Express siguen pagando durante todo éste tiempo de la pandemia una cuota de 550 dólares anuales por la tarjeta de viaje premium durante la pandemia y eso que con el confinamiento no se pudo viajar y ahora el temor hace que tampoco se haga alegremente. Pues ni así, los ingresos en tarjetas cayeron un 30% en el segundo trimestre. Es más, la compañía se las ingenió para añadir más beneficios a sus productos estrella (créditos para servicios de contenidos digitales), pero los números son los que son.

Tras los mínimos marcados el 23 de marzo, las acciones repuntaron con fuerza al alza y alcanzaron los 3 objetivos de subida atendiendo a niveles Fibonacci. El máximo de la subida fue el 5 de junio, momento en el que se acabó la fiesta y los recortes y la presión bajista volvieron a hacer acto de presencia. Precisamente ese giro se produjo justo cuando apareció la sobrecompra (como bien pueden apreciar en el gráfico). Éste hecho ya se repitió este mismo año, el 24 de enero, cuando de nuevo la sobrecompra impidió continuar con la subida.

¿Y cómo saber si hay sobrecompra o sobreventa? Utilizando el indicador RSI, el cual tiene un rango de 0 a 100. habrá sobreventa cuando el valor se encuentra en el rango comprendido entre 0 y 30, en cambio habrá sobrecompra cuando estemos entre 70 y 100. Cuanto más extrema sea la lectura, mayor será la sobrecompra o la sobreventa y por tanto mayor la probabilidad de asistir a un giro del precio. Y por supuesto, la regla máxima: soporte + sobreventa implica bastante probabilidad de asistir a un rebote al alza; resistencia + sobrecompra sería al contrario, hablaríamos de opción de ver caídas. Por supuesto no es una ciencia exacta, pero se aproxima bastante, puesto que generalmente suele funcionar, sobre todo si estamos antes soportes o resistencias fuertes y los niveles de lectura de sobrecompra o sobreventa no son livianos.

Si quieren profundizar en el tema del RSI y las sobrecompras y sobreventas, les dejo los enlaces a dos artículos que escribí sobre el tema en su momento. Tan sólo han de pinchar:

Cómo trabajar y utilizar el indicador RSI (I) 

Cómo trabajar y utilizar el indicador RSI (II)

No es una compañía que precisamente sea apta en estos momentos para los inversores conservadores, de hecho no lo es. Pero los más agresivos seguramente estarán vigilando los 90,32 dólares como una posibilidad de entrar en busca de un impulso al alza, aunque sea para un horizonte temporal de corto plazo.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.