Emprender

Emprender

 

¿Es posible emprender en el trading, en los mercados bursátiles? Es una pregunta que me hacen mucho y siempre respondo lo mismo.

Mire, me gusta poner de ejemplo a Estados Unidos, de quienes deberíamos de aprender muchas cosas, sobre todo en el ámbito emprendedor.

Hay cosas que valoro mucho de este país y de los norteamericanos (la pasión que tienen por todo lo suyo, como sus deportes, su cine, su música, sus gentes). Pero sobre todo, por la mentalidad que tienen.

Allí, a lo largo de todo el ciclo educacional (empezando por la escuela y terminando por las universidades y estudios de postgrado), se inculca el espíritu emprendedor, se enseña a que es normal fracasar y caerse, pero que la actitud es levantarse sin quejarse, aprender de los errores y volver a emprender.

Los norteamericanos, en sus currículums, indican los proyectos que han emprendido, aunque hayan salido mal, porque allí se valora el espíritu y la mentalidad (gana puntos entre los departamentos de recursos humanos el hecho de ver que un candidato a un puesto de trabajo es emprendedor, que no tiene miedo a ello, que le ha salido mal pero en vez de rendirse vuelve a retomar la senda ).

En España es todo lo contrario. Se nos educa para estudiar una de las típicas profesiones (que luego están saturadas y abocadas al desempleo), porque tenemos el síndrome de la titulitis, parece que si no tienes una carrera universitaria no eres nadie. Se nos inculca que hay que ir a lo seguro, preparar oposiciones para ser funcionario público o estudiar lo tradicional.

Si emprendemos y fracasamos parece un estigma social, que no valemos para las cosas, lo ocultamos, nos rendimos convencidos de que no valemos para ello y nos culpamos de no seguir los cauces del buen hacer del español medio. Obviamos en el currículum toda reseña a una iniciativa emprendedora que no resultó como esperábamos.

Yo trabajo como analista bursátil y como trader, aparte de otras labores como partner. Es una labor emprendedora, empezando hace ya casi 13 años desde cero. Pero soy más afín a la mentalidad norteamericana, me gusta emprender nuevos proyectos, complementarios, buscando las valiosas sinergias.

Es por ello que hace unos meses me adentré en un nuevo proyecto. Junto con un gran amigo y compañero de la Facultad de Derecho, fundamos una consultoría (con área jurídica, fiscal, laboral, empresarial, servicios). Poco a poco va tomando forma, de hecho hay varios acuerdos casi cerrados con algunos ayuntamientos y otras entidades.

Me dirá que el problema hoy en día es la falta de concesión de créditos por parte de las entidades bancarias. Es cierto, el grifo está cerrado y no se le espera en varios años. Pero si se tiene una buena idea, un proyecto original que aporte valor al cliente, que sea diferenciador del resto de la competencia, podemos tener el apoyo de un business angel, así como también la posibilidad de recibir ayudas de incubadoras de emprendedores.

Cada persona ha de vivir su propia vida, elegir el camino que quiere recorrer. Haga oídos sordos a las críticas y a los tópicos (es muy difícil, no lo conseguirás, no arriesgues, ve a lo seguro, eso ya está inventado, hay mucha competencia) y vaya a por su sueño, a por su proyecto.

– Es fundamental tener una idea muy clara de negocio, no caer en lo clásico, en aquello que se encuentra en un mercado saturado, agotado y lleno de competencia. No sería muy lógico pensar por ejemplo en una nueva red social, o en un comercio online que tenga todos los productos.

– a la hora de decidir el ámbito de actuación, tiene dos opciones:

* En un mercado saturado diferenciarse de la competencia aportando valor al cliente, al usuario. No es mi recomendación escoger esta opción, ya que difícilmente podremos competir contra los grandes.

* Apostar por un nicho de mercado, por la especialización. De esta manera es más fácil ser un referente en el sector, nuestra marca será más conocida y nuestro negocio será más fácil de posicionarse.

– El buen trabajo ha de ser desarrollado por profesionales. Designe la confección de su logotipo y del nombre de su negocio a personas cualificadas, así como la creación de su blog o página web, el posicionamiento SEO en los buscadores de internet (fundamentalmente Google), la utilización de las redes sociales, las estrategias y técnicas de marketing online y offline.

– Tiene que rodearse de personas competentes en lo profesional y fiables en lo personal.

– Es muy importante que los planes y los números sean realistas.

– Reduzca al principio los gastos al máximo. Ya habrá momento más adelante de invertir en desarrollo y ampliación del negocio.

– Intente que su negocio sea escalable (ya hablaré en otro artículo de este tema).

– Aunque parezca fácil, tiene que tener muy claro cuáles van a ser las vías de ingreso:

* Modelo de pago: todo lo que se ofrece es de pago.

* Modelo Freemium: ofrece un valor sin coste alguno y quien quiera más calidad o especialización ha de pagar un precio.

* Modeo de suscripción: mediante el abono de una cuota periódica.

* Publicidad: los ingresos provienen de la publicidad de empresas.

* Afiliación de terceros: el hacer publicidad de los servicios de terceros nos reportaría una comisión. Es un tema delicado, ya que hay que confiar mucho en este tercero y estar plenamente convencidos de que lo que recomendamos es lo mejor.

En principio, depende del tipo de negocio y del sector en el que nos vayamos a mover, será más idóneo un modelo u otro de obtener ingresos económicos. En la mayoría de los casos, se puede optar por varios, ya que no son incompatibles, sino todo lo contrario.

– Como dijo uno de los emprendedores más importantes en la actualidad, no tema a la competencia, tema a los clientes, porque son éstos lo que le pagarán o no.

Nadie ha dicho que ser emprendedor sea fácil, todo lo contrario, pero desde luego que si no se intenta no vamos a lograrlo. Prefiero arriesgar a quedarme siempre con la duda de qué hubiese pasado si lo hubiese hecho.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.