Como inversor tema al coronavirus pero sólo en el corto plazo

Las consecuencias del coronavirus mantienen en vilo a los mercados. El Ibex ha perdido un 2% en la semana y cierra el mes de enero con una caída del 1,9% , lo que supone el peor enero desde el año 2016.

Por su parte, en Wall Street, el índice S&P 500 borró todas sus ganancias acumuladas éste año, mientras que el Dow Jones cayó más de 600 puntos.

S&P 500 posts worst month since August

El indicador de la volatilidad está desbocado y su ascenso en enero es meteórico (un 39,3%).

En principio, el tema del coronavirus podría reducir el crecimiento económico de Estados Unidos en 0,4 puntos porcentuales en el primer trimestre del año, máxime teniendo en cuenta que el número de turistas de China se hunde y las exportaciones al gigante asiático se reducen.

El índice Baltic Dry sigue hundiéndose. Éste índice se creó en el año 1985 y mide la evolución del transporte por mar de las principales materias primas. Tiene una gran importancia porque refleja la demanda real existente de materias primas y la cantidad de contratos de envío de mercancías que se cierran en las principales rutas marítimas mundiales. Si el índice sube significa que la demanda de materias primas aumenta y con ello la producción y el crecimiento económico mundial. Es por ello que es considerado como un barómetro fiable de la economía.

Pinche aquí para saber más del índice Baltic Dry

Freight rates fall to 1 on virus concerns, seasonal slowdown

Todos los temores y preocupaciones quedan reflejados en multitud de mercados diferentes. Las acciones americanas tuvieron su peor mes desde agosto (sobre todo las compañías de energía y materias primas), con el S&P 500 cayendo más de un 3% desde su máximo histórico del 17 de enero, aunque el Nasdaq mantuvo el tipo subiendo un 2% en 2020 (es la primera vez desde septiembre de 2018 que los tres índices de Wall Street no van al unísono). El petróleo ha tenido el peor comienzo de año desde 1991 debido a la preocupación de que la propagación del coronavirus frene la demanda de combustibles para el transporte. En las materias primas, es el cobre el que se ha llevado la peor parte con una racha de pérdidas récord de 13 días. Las acciones de los mercados emergentes cayeron por séptimo día mientras que el real de Brasil se hundió a un mínimo histórico de 4,2779 por dólar el viernes y se espera que el banco central haga un recorte de 25 puntos básicos en los próximos días. El peso chileno también se está desplomando, acercándose a los niveles que provocaron la intervención del banco central en el mes de  noviembre (alrededor de un tercio de las exportaciones de Chile se dirigen a China). Los futuros de acciones chinas que se negocian en la Bolsa de Singapur han bajado más de un 8% en la semana. El gigante de los tractores Deere y el fabricante de bebidas Coca-Cola cerraron sus instalaciones en China, mientras que Apple cerró algunas de sus tiendas. Por si fuera poco, las regiones que son el hogar de una planta de Tesla, una fábrica de Nike y una planta de Foxconn que fabrica iPhones han sido afectadas. Cuando los mercados de China abran el lunes, seguramente asistamos a una avalancha de ventas de acciones.

En principio, se podría decir que el mercado de 2020 se podría parecer al de 2010: una caída a principios de año seguida de un repunte más fuerte al final gracias a la recuperación de las ganancias por acción en los índices de los gerentes de compras y a la postura de la Reserva Federal sobre los tipos de interés, que no se descarta que baje los tipos una vez más.

Como ya comenté en un artículo en EXPANSIÓN, Se espera que sea el 10 de marzo cuando se alcance el techo de nuevos casos diarios de contagio. En el mejor de los casos, se calcula que no se podrá controlar la epidemia hasta dentro de dos o tres meses. Para ello, haría falta que se detuvieran los contagios en las dos próximas semanas o un mes.

El mercado de valores tiene un rendimiento medio a largo plazo de alrededor del 9%. La mayoría de las veces, las acciones suben o bajan mucho en un año determinado. Por ejemplo, sólo 27 de los últimos 92 años han visto una ganancia o pérdida de un solo dígito en el S&P 500. La mayoría de las veces, el mercado de valores sube o baja dos dígitos durante un año natural. El S&P 500 nunca ha experimentado menos de siete ganancias o pérdidas de dos dígitos en una década. Y estos retornos de dos dígitos pueden ser mucho más altos (o más bajos) de lo que la mayoría asumiría. De hecho, desde 1928, el S&P 500 ha subido o bajado un 20% o más 2 de cada 5 años. Eso resulta en 32 años de ganancias del 20% o más frente a 6 pérdidas del 20% o peor.

En la siguiente tabla pueden ver la relación entre el crecimiento de la economía norteamericana y la evolución del S&P500.

Al menos en el resto de frentes la cosa mejora. Un acuerdo entre Estados Unidos y China ha provocado al menos una pausa en la guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo, y las negociaciones del Brexit parecen estar en marcha. El sentimiento económico para la zona euro subió  en enero a 102,8 desde el 101,3 anterior. El aumento de la confianza fue particularmente fuerte en Alemania y Francia, y en general liderado por la industria manufacturera y la construcción. En el resto de la región, la confianza ha disminuido ligeramente en Italia y, sobre todo, en España.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse
 

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.

No hay comentarios

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: