Ismael De La Cruz

Certificados

Son valores negociables en Bolsa que emiten las entidades financieras y que replican a un activo subyacente (un índice, una acción, etc).Sirven a cualquier perfil de inversor, ya que admiten diversas estructuras (garantizados, agresivos, mixtos, etc).Tienen mucha liquidez, llevan poco en España, Deutsche Bank y SocieteGenerales acaban de lanzar varios.

El único pero es el tema fiscal, ya que los grandes bancos extranjeros siguen pidiendo a Tributos que se elimine el principal escollo para su definitivo despegue: la retención fiscal.

En 1999 empezaron en España los warrants y los certificados pero con rsultados diferentes, ya que los warrants este año han tenido un volumen de negociacion de 5000 millones de euros y los certificados solo 47 millones de euros.Los certificados tienen un nulo apoyo por parte de la Administración Tributaria española, prueba de ellos es que muchas entidades no lo ofrecerán hasta que eliminen la retención fiscal que lleva aparejado este producto en España, la cual supone una clara discriminación fiscal respecto al resto de países.

El inversor tiene acceso a los certificados mediante 2 vías:

– En el mercado primario: cuando la entidad los emite existe un periodo de suscripción y se pueden adquirir a través de las redes.

– En el mercado secundario: en la bolsa, es decir, tras el periodo de suscripción se listan en el mercado bursátil y se pueden comprar y vender como una acción.

El 17 de diciembre se cerraba la suscripción de 3 certificados del Deutsche Bank:

* Conservador: garantiza el capital, la rentabilidad se basa en la evolución del Eurostoxx 50.

* Moderado: el subyacente es el Ibex 35.

* Agresivo: referenciado al BBVA.

Societe Generales tiene un certificado que replica la onza de oro en euros que no utiliza apalancamiento ni estructuras.Van a sacar nuevos certificados sobre índices temáticos, índices con componentes de análisis fundamental, índices con acciones de poco acceso individual.

Actualmente, BNP, Societe Generales y BME están presionando a la Dirección General de Tributos para que equiparen a los certificados con los warrants y los ETFs en cuanto a su fiscalidad.Curiosamente los bancos españoles no se han unido a estas presiones, la causa es muy sencilla: así no tienen otro producto competidor que pueda restarles clientes a sus denostados depositos y demás productos bancarios.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea