Ismael De La Cruz

Calificaciones crediticias

La agencia de medición de riesgos Moody’s ha rebajado la calificación de la deuda soberana de Italia en tres escalones, desde Aa2 hasta A2, con perspectiva negativa, debido a los elevados niveles de deuda pública del país y por el incremento de los riesgos de financiación a largo plazo.

Recordemos que el pasado 19 de septiembre Standard & Poor’s revisó a la baja la nota, desde A+ hasta A, también con perspectiva negativa.

La función de estas agencias de calificación crediticia consiste en valorar “objetivamente” el riesgo de impago o la solvencia de una empresa, de un banco, de un país.

Existen muchas agencias, pero las importantes son Moody’s, S&P y Fitch. Estas tres agencias son las que tienen, digamos, el monopolio, ya que entre las tres “controlan” el 55% del mercado.

Estas agencias, con sede en New York, utilizan letras para otorgar una nota. Estas letras son de la A a la D.

¿Por qué afecta y tiene consecuencias una valoración negativa de estas agencias? Principalmente porque al recibir un rating negativo, la confianza y seguridad de los inversores se resiente, con lo que el problema de la solvencia se intensifica.

La polémica está servida porque en ocasiones eligen momentos críticos para designar públicamente sus valoraciones, afectando gravemente a los mercados y las economías, aparte de que es un secreto qué criterios o métodos utilizan para realizar sus trabajos.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: