A nadie escapa la fuerte recuperación que están teniendo los mercados bursátiles desde que hicieran un suelo el pasado mes de marzo. Desde entonces, el S&P500 sube +44%, el Dow Jones +48% y el Nasdaq +50% (en su caso además marcando nuevos máximos históricos hace poquito y de hecho ya está en verde en lo que llevamos de 2020).

Sí, toda una hazaña que ni los más optimistas del lugar podrían aventurar aunque ahora todo parezca lógico y bonito.

Antes de la pandemia del coronavirus, la economía de Estados Unidos se encontraba realmente muy fuerte, asistíamos a la mayor expansión económica de la historia en cuanto a duración, los niveles de desempleo estaban en mínimos prácticamente históricos, los ingresos de las familias no paraban de incrementarse, la confianza del consumidor en cotas muy elevadas, las ganancias de las compañías creciendo como la espuma. Y claro, con todo ésto es lógico que Wall Street marcara máximos históricos un día sí y al otro también.

Pero llegó el covid 19, se paralizaron las economías y se cerraron los países. Los negocios y empresas cerraron persianas, los ciudadanos encerrados en sus casas sin gastar ni consumir. Resultado, al traste con todo lo anterior.

Pero de momento ha sido algo temporal, se ha vuelto poco a poco al trabajo, las empresas vuelven a abrir y la gente sale a la calle. Los últimos datos macro son esperanzadores: se han recuperado 4,8 millones de empleos, las ventas minoristas suben 17,6% (el mayor aumento mensual en la historia), el índice del mercado de la vivienda sube 56,5% (la mayor subida mensual histórica), la demanda de hipotecas alcanza niveles no vistos en 11 años, las peticiones de subsidio por desempleo siguen cayendo, los pedidos de fábrica suben un 8%. Además, se espera que el producto interior bruto del tercer trimestre suba a un récord del 20% y en el cuarto trimestre otra subida de más de un dígito (en 2021 subiría un 5% en lo que sería la mayor tasa anual en casi 40 años). Y por supuesto, no olvidemos la labor de la Reserva Federal con sus medidas de política monetaria y los tipos de interés casi en cero por bastante tiempo aún.

Razones para entender por qué los inversores siguen optimistas y Wall Street sube con fuerza desde los mínimos anuales de marzo. Razones que también, en condiciones normales, deberían de hacer que los índices norteamericanos siguiesen subiendo alegremente. Aparte de un dato histórico digno de mencionar: después de los mercados bajistas, cuando han terminado, las subidas tienden a ser tremendas. Cojamos el caso más cercano, tras la crisis de 2007-2008, el Dow Jones subió +63,4% un año después, +100,5% tres años después, +153,4% cinco años después y +357% desde esa fecha hasta este año.

La diferencia entre los mercados bajistas que nos precedieron y el que terminó en marzo (porque los dogmas establecen que una subida de un 20% da por cerrado un mercado bajista) es que suelen ir precedidos de una economía en desaceleración. el caso que nos atañe no fue así por lo que les expuse antes, veníamos de todo lo contrario, una economía boyante y fuerte.

Entonces, ¿por qué no me inquieta la letra pequeña? Por las siguientes razones:

– No se está valorando demasiado, en mi opinión, la posibilidad real de una nueva oleada del coronavirus en otoño (o incluso empezando antes, en verano), y la vacuna se supone que antes de 2021 no estará. Tener de nuevo que volver a confinamientos, aunque ésta vez no fuesen totales, es peligroso, porque no es lo mismo en marzo que las economías estaban bien, que en verano u otoño con las economías dañadas. Aunque el rebrote del Covid 19 fuese menos potente, los daños económicos serían mayores que éstos meses previos. No se trata de ser pesimista, pero la OMS ya lo ha advertido por activa y por pasiva y creo que los inversores no tienen en cuenta este riesgo. Lo normal sería que las Bolsas subiesen, sí, pero más calmadamente.

– Un incremento de los contagios por el virus afectaría de nuevo al consumo y ésto no es algo baladí, ya que el consumidor representa el 70% del PIB.

– La relación entre Estados Unidos y China sigue siendo muy delicada y los nubarrones de guerra comercial persisten en el horizonte.

– El mercado laboral está recuperándose porque el Gobierno de Trump ha implementado algo «parecido» a los ERTES en nuestro país y está pagando mucho dinero, pero no podrá aguantar demasiado tiempo así.

– Un barómetro para saber que las subidas bursátiles son sólidas y «reales» es ver el número de compañías que forman cada índice y que están por encima de la media móvil de 200 días. en el caso de las compañías del S&P500 tenemos sólo al 40%, las compañías del Dow Jones son el 33% y las del Nasdaq el 73%. Así pues, no es muy normal lo que está sucediendo en el S&P500 y en el Dow Jones, no es nada sano que suban con tantísima fuerza desde marzo y en cambio ni la mitad de sus valores acompañan dicha subida, porque estar por debajo de la MMS200 implica aun falta de fortaleza real. Total, que las subidas de los índices obedecen más a la explosión alcista de unos pocos valores y no a la tendencia alcista y fuerte del conjunto de compañías que forman los índices de Wall Street.

– Las Bolsas están caras y muchas compañías están sobrecompradas si atendemos al indicador RSI. Ya se empieza a decir que las Bolsas mundiales están caras en términos de PER y cotizaría 24 veces sus beneficios para el ejercicio 2021, aunque el consenso del mercado lo sitúa en 17 veces.

Entonces, ¿cuál es mi opinión acerca de los mercados? Pues la misma que expuse en un análisis para Investing.com el pasado 15 de junio en el que explicaba por qué pensaba que los mercados seguirían subiendo y entre otras razones indiqué que los inversores tienen asumido que habrá datos macro negativos que en todo caso provocarían caídas de corto plazo pero el impulso principal será alcista de la mano de las medidas y estímulos del Gobierno y de la Fed. Pero insisto, sí es correcto asistir a subidas, pero no que estén siendo tan fuertes y sólo una cosa haría caer con fuerza: que las expectativas se frustren, y no me estoy refiriendo a temas económicos, sino a que la vacuna se retrase más de lo previsto, que surjan nuevos rebrotes y haya cierres aunque sean parciales.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.