Ismael De La Cruz

Análisis situación actual

Observando los últimos informes de flujos de capitales, se puede apreciar que los fondos de inversión estaban abandonando la renta variable de Europa y de USA, básicamente buscando refugio en el bono alemán a 10 años (el Bund) y en la deuda norteamericana.

La FED de momento se mantiene a la expectativa. Continúa vigilando de cerca a la economía del país. De momento no aplicará un QE3. Lo que sí es cierto es que aún se duda de la sostenibilidad de la recuperación económica, y como también se espera una reducción de la inflación, seguramente obligue a la Reserva Federal a mantener las tasas de interés en niveles bajos hasta finales del año 2014.

Si la FED inyecta dólares en el sistema, irán a las divisas foráneas cuyos rendimientos son elevados y más interesantes de cara a los inversores. Este hecho elevaría los tipos de cambio perjudicando a las exportaciones e incrementando la volatilidad. Por ello, los bancos centrales aplicarían medidas lights respecto a la inflación y comenzaría el tema de las devaluaciones. Entre las divisas más perjudicadas tendríamos la de Australia y la de México.

Estábamos acostumbrados a que el Banco de China intervenía bastante para evitar una apreciación del yuan, hecho que abrió la guerra de divisas con USA. Pero parece que poco a poco va cambiando el tema tras ampliarse la banda de negociación.

El Banco de Japón está presionado por las exportaciones de cara a debilitar el Yen mediante nuevas medidas de compra de bonos, es decir, inundando el mercado de yenes.

Inglaterra se suma a la vorágine de la contracción y entra oficialmente en recesión económica. Su PIB se contrajo en el primer trimestre del año un 0,2% con respecto a los tres meses anteriores. Como consecuencia de ello, la Libra cae con fuerza.

La prima de riesgo española baja hasta los 400 puntos por primera vez desde el 4 de abril y ello a pesar de que el presidente del BCE, Mario Draghi, ha señalado que no hará más compras de bonos y ha pedido a los gobiernos que continúen con los ajustes fiscales.

El mercado de renta fija continúa amparado por el bono a 10 años alemán. el futuro Bund ha marcado nuevos máximos esta semana ya que está recibiendo buena entrada de capital en busca de refugio y tranquilidad. En el corto plazo, máxima fuerza alcista mientras continúe por encima de la zona de los 139,70 puntos. 

En la renta variable capitaneada por el futuro S&P500, se puede observar que sigue la estructura alcista en el mercado norteamericano. De cara al corto plazo, mientras respete el nivel de los 1356 puntos no advierto ningún síntoma de debilidad.

En definitiva, tenemos a USA más fuerte que Europa y dentro del viejo continente a España como uno de los mercados más débiles. El bono alemán, Bund y la deuda americana alcistas recibiendo flujo de capital que sale de la renta variable. El Euro/Dólar alcista manteniendo su estructura iniciada a primeros de año mientras siga por encima de 1,3030. El oro alcista pero inmerso en un rango lateral desde primeros de abril.

A %d blogueros les gusta esto: