Ismael De La Cruz

Análisis macro de la situación actual

El BCE se está planteando que los bonos griegos que tienen los bancos centrales de la zona euro sufran las mismas quitas que los inversores privados. Es decir, la cuestión radica en que asumirían pérdidas mayores de las esperadas. No es un tema para tomarlo a la ligera, ya que estos bancos centrales tienen unos 20.000 millones de euros en bonos griegos en sus carteras de inversión. 

Este es el motivo por el que no se ha dejado caer a Grecia (pese a representar su PIB menos del 3% del conjunto de la UE), ya que el efecto contagio o rebote incidiría en dichos bancos y afectaría poco a poco a otros países más relevantes y de mayor peso específico en la zona euro, principalmente España e Italia, que en caso de rescates no habría dinero para ello a día de hoy.

Esto nos lleva al tema de España, con un ratio deuda/PIB reducido, un déficit en 2011 del 8% del PIB (superior al objetivo del 6%) y un objetivo en 2012 del 4,4% casi imposible de lograr, ya que para ello haría falta realizar recortes en los gastos muy fuertes, impopulares, difíciles de asumir hoy en día por cualquier Gobierno. Es más, lo normal sería ver una contracción del 1,5% de la economía.

El problema está en los bonos de España, ya que un posible efecto contagio por el tema de Grecia golpearía muy duramente a España y por ende a toda la zona euro. De ahí la importancia de crear un cortafuegos sólido y creíble en la UE.


Grecia necesita dinero urgentemente para afrontar el 20 de marzo fuertes vencimientos de su deuda. Pero la Troika (UE, FMI, BCE) exige a cambio de prestar más dinero algo de garantía de que no será en balde, es decir, quiere ver nuevos ajustes y medidas por parte del Gobierno heleno.

Ya conocen mi opinión al respecto, el tema de Grecia está prácticamente finiquitado, es solo cuestión de tiempo que caiga y bandone la UE y el euro. Creo que la Troika lo tiene también claro y está preparando una hoja de ruta para que el default griego sea ordenado y al mismo tiempo van preparando el terreno para minimizar, en la medida de lo posible, el efecto contagio a Portugal, España e Italia, ya que si estos países se ven afectados, es cuando la UE y el euro tendrían problemas de verdad.

El problema que observo es que la economía griega no tiene una demanda interna con el suficiente potencial como para salir de la agónica situación en la que se encuentra. Por tanto, si a la falta de fortaleza de la economía griega para salir del atolladero le sumamos que Alemania se niega a seguir ayudando a tener incubado y vivo de manera artificial a un paciente que agoniza y que es mejor no perder más el tiempo y cortar por lo sano, pues tenemos un escenario nada halagüeño por delante.{jcomments off}

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea