Leí un artículo interesante elaborado por Compound y por Charlie Bilello acerca de 20 cuestiones a tener en cuenta todo inversor serio que se precie. Les hago un breve resumen porque seguro que les merece la pena.

1) Sea humilde o los mercados encontrarán una manera de humillarlo. Tener  confianza es algo bueno en muchas áreas de la vida, pero los mercados no son una de ellas. Los inversores más confiados tienden a comerciar más y a tomar riesgos indebidos, lo que lleva a un peor rendimiento.

2) No hay recompensa sin riesgo. Si parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo sea.

3) Cuanto más largo sea el período temporal de inversión,, mayores serán las probabilidades de éxito. En un día cualquiera en el mercado de valores, sus probabilidades de un retorno positivo son sólo del 53%, un poco mejor que el lanzamiento de una moneda. Aumente su período temporal  a un año y sus probabilidades de éxito subirán al 74%. En un período de 20 años, nunca ha habido un retorno negativo para los inversores en Estados Unidos.

4) Cada vez es diferente. No ha visto esta película antes. Nadie la ha visto. En septiembre de 2014, los empleos en USA habían crecido durante 48 meses consecutivos, empatando el récord anterior de 1990. Parecía algo insuperable, pero hace nada  los empleos se han expandido por 110º mese consecutivo, superando el récord anterior por más de 5 años, algo que parecía imposible.

5) Los objetivos de precios no tienen sentido. Los pronósticos son inútiles. Basta con ver en diciembre de 2008 las terribles predicciones que se hacían (pinche aquí para verlo).

6) Desconfé de las profecías. En noviembre de 2016, el mayor fondo de cobertura del mundo tenía una profecía: las acciones se desplomarían si Donald Trump era elegido. No hace falta que les cuente lo que pasado, la Bolsa ha marcado un número incontable de nuevos máximos históricos. El S&P 500 ha subido un 60% desde las elecciones de 2016, y el Nasdaq ha subido un 86%.

7) Existen ciclos y tendencias. Eso no significa que sean fáciles de predecir o de navegar en ellos. El S&P 500 ha subido casi un 500% desde su mínimo en marzo de 2009. ¿Dinero fácil? Nada de eso. Hubo 25 correcciones en el S&P 500 de más de un 5% y cada una de ellas tenía una razón preocupante.

Guerras comerciales. Aranceles. Curvas de rendimiento invertidas. Aumento de las tasas de interés. Temores electorales. Brexit. Crisis de la deuda europea. Y así sucesivamente. Todas parecían el fin del mundo en ese momento.

8) Concentrar las inversiones en una acción = la forma más rápida de construir riqueza y la forma más rápida de destruirla. Los americanos más ricos tienen una cosa en común: concentración en las acciones de una sola compañía que ellos fundaron. Es tentador creer que ese es el modelo a seguir en su propia cartera de inversiones, pero para la mayoría, eso sería un error. ¿Por qué? Pues porque las probabilidades de que elija una sola acción y se convierta en uno de los grandes ganadores no están a su favor.

La mayoría de las empresas (72%) tienen un rendimiento muy inferior a los bonos del Tesoro a largo plazo y más de la mitad obtienen un rendimiento negativo de por vida. Aparte que cualquier acción puede llegar a valer cero 0.

¿Un ejemplo? El gigante Lehman Brothers…

9) La única certeza es la incertidumbre. Espere lo inesperado. Sospeche de la incredulidad. Si se le da tiempo suficiente, el mercado hará el ridículo a cualquiera que base sus expectativas de futuro en lo que ha pasado en el pasado.

10) El tiempo es infinitamente más valioso que el dinero. La asignación prudente de activos es la base de un exitoso plan de inversión a largo plazo, mientras que la asignación prudente de tiempo es la base de un exitoso plan de vida a largo plazo. Los inversores a menudo piensan en lo primero, y rara vez piensan en lo segundo.

11) Ahorrar es más importante que invertir. Los beneficios de la inversión reciben toda la atención, pero para la mayoría de la gente, cuánto ahorran es mucho más importante. En 30 años, ahorrar el 8% de sus ingresos con una tasa de retorno del 1% es mejor que un 8% de retorno con una tasa de ahorro del 1%.

12) De media, la gestión pasiva le gana a la gestión activa. La simplicidad le gana a la complejidad. Siempre habrá fondos activos que superen sus puntos de referencia, pero las probabilidades de que un inversor encuentre un fondo de este tipo por adelantado no son altas.

13) Cuando se piensa en los grandes inversores de la historia, el sufrimiento probablemente no es la primera palabra que viene a la mente. Pero tener un alto umbral de dolor es el rasgo más importante que pueda tener en este negocio. Sin excepción, cada gran inversor ha experimentado períodos de dolor severo. ¿Incluso Warren Buffett? Sí, incluso él. De junio de 1998 a marzo de 2000, Berkshire Hathaway bajó más del 49%, mientras que el índice Nasdaq avanzó un 270%. Seguir con una estrategia de inversión de valor en un período así requería una tolerancia increíblemente alta al dolor. ¿Qué pasó después? ya lo sabe, barrió todo lo que había por medio.

14) No hacer nada muchas veces suele ser mejor que hacer algo. En los mercados, estamos constantemente siendo atraídos a hacer algo. Comprar. Vender. Corto. Cubrir. Pero para la mayoría de los inversores, tal acción viene sin ninguna evidencia creíble que sugiera que es preferible a no hacer nada en absoluto. No debería sorprender entonces saber que la actividad está inversamente correlacionada con el rendimiento.

15) No tenga miedo de decir «no lo sé». Manténgase dentro de su «círculo de competencia». ¿Dónde estará el S&P 500 a finales de 2020? ¿Qué hay del rendimiento del Tesoro a 10 años? ¿Quién ganará las elecciones el año que viene? ¿Es el oro una buena inversión hoy en día? ¿Cuándo se resolverá la guerra comercial? ¿La Reserva Federal seguirá recortando los tipos el año que viene? ¿Cuándo llegará la próxima recesión?
Es tentador creer que debe tener la respuesta a tales preguntas para tener éxito como inversor, pero no juegue a ser adivino. Pensar que sabe algo y actuar según esa opinión puede ser mucho más dañino que admitir que no lo sabe.

16) La Volatilidad y el Sentimiento son medios que se invierten en los extremos. Cuando la volatilidad aumenta y el miedo abunda, puede parecer que las malas noticias nunca terminarán. Pero lo hará. El tiempo cura todos los miedos y las buenas noticias están en el horizonte.

17) No busque comprar en mínimos o vender en máximos. Es una quimera. a veces funciona, por pura casualidad.

18) La mejor estrategia es la que puede seguir el tiempo suficiente para cosechar los beneficios.  Identificar la «mejor» estrategia es una tarea imposible, pero aún más difícil es atenerse a dicha estrategia. Tomemos el «fondo de la década» del 2000 al 2009: CGM Focus. Ganó más de un 18% anual (más de un 3% mejor que su rival más cercano) mientras que sus accionistas perdieron un 11% anual. ¿Cómo es posible? Los inversores metieron dinero en el fondo después de un fuerte rendimiento y sacaron dinero después de un rendimiento débil. Compraban alto y vendían bajo, incapaces de mantenerse cuando los tiempos se ponían difíciles.

19) La diversificación y la asignación de activos nos protegen de la incapacidad de predecir el futuro. ¿Qué clase de activos serán los mejores en 2020? ¿Cuáles los peores? Si pudiéramos predecir el futuro, tendríamos en cartera lo mejor y nada de lo peor. Pero, por desgracia, tales pronósticos son imposibles, por lo que diversificamos.

20) Aprenda a controlar sus emociones o sus emociones le controlarán a usted. El miedo y la codicia son emociones primarias. Estamos preparados para responder a ellas. Esto nos sirvió bien desde una perspectiva evolutiva, pero al invertirlas hacen más daño que bien. Cuando los mercados están cayendo, tememos perderlo todo y se nos induce a vender para detener el dolor. Cuando los mercados están subiendo, tememos perder las ganancias futuras y nos vemos impulsados a comprar para poner fin al arrepentimiento. Cuando se sienten tentados a actuar basado en el miedo o la codicia, aléjese. Respire hondo, de un largo paseo, lea un libro. El mercado estará ahí cuando vuelva y estarás en mejor estado mental para tomar cualquier decisión.

Recuerde lo que decía Albert Einstein: hay tres grandes fuerzas en el mundo, la estupidez, el miedo y la codicia.

Suscríbase (es gratuito) y así recibirá cómodamente y en tiempo real en su correo los artículos que se vayan escribiendo. Pinche aquí para suscribirse
 

Mis servicios

Dirigidos a toda persona interesada en los mercados financieros, tanto los que quieren empezar poco a poco y aprender, como los que llevan ya tiempo invirtiendo. Todo ello explicado de manera sencilla y amena, con el objetivo de que toda persona lo entienda independientemente de sus conocimientos o experiencia.