Ismael De La Cruz

¿Tienen motivos los mercados bursátiles para temer la crisis política italiana?

¿Quién se sentaría en el sillón del Gobierno de Italia?

¿Quién se sentaría en el sillón del Gobierno de Italia?

 

¿Se avecina desde Italia una amenaza para los mercados de renta variable europeos? No lo creo. Es cierto que el señor Berlusconi ha lanzado un órdago en el sentido literal de la palabra, ya que si los miembros de la coalición de centro izquierda votan el próximo mes a favor de expulsarle (por la condena de fraude fiscal), está decidido a convocar elecciones anticipadas.

Enseguida se han sucedido las reacciones apuntando que no van a consentir de ninguna de las maneras ningún tipo de chantaje político.

Como resultado de todo esto, los mercados italianos han caído hoy, así como los bonos del Gobierno. Y es que el asunto es bastante delicado. Recordarán ustedes los temores en su momento por la dificultad que entrañaba la formación de un Gobierno “sólido” en coalición. Se logró resolver el tema pero no exento de penurias y trabas políticas.

Pero ahora, la cuestión sería más complicada aún si cabe. Se hace más difícil pensar que se pueda llegar a pactos o acuerdos que redunden en un Gobierno cuanto menos duradero en el tiempo. Es por este motivo que los mercados y los bonos del país han sufrido, así como la prima de riesgo.

De todas formas, llegado el caso, sí, es posible que la renta variable europea se viese afectada y bajase, pero sería puntualmente, es decir, no creo que en estos momentos los inversores estén más pendientes de lo que suceda en el país italiano que lo que tenga que decir (y sobre todo cuándo) la Reserva Federal de Estados Unidos en lo referente a la retirada gradual de su programa de compra de activos (QE3).

Convendría no olvidar que nos encontramos en un impasse en el que las acciones-reacciones no son a las que nos tienen acostumbrados los mercados. Para muestra un botón: hoy se ha publicado el dato norteamericano de los pedidos de bienes duraderos, que han bajado un 7,3%, cuando se esperaba una reducción del 4%, y el futuro S&P500 (el mercado que manda) sigue subiendo hoy.

El motivo ya lo saben: malos datos macroeconómicos de Estados Unidos alejan la posibilidad de que el tapering (desmantelamiento del QE3) se produzca en septiembre (los días 17 y 18), con lo que es positivo para los índices bursátiles, aunque pueda parecer una paradoja.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags:

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea