Ismael De La Cruz

Teorías de la formación del precio justo

El cálculo del precio justo de las cosas

El cálculo del precio justo de las cosas

 

La formación del precio “justo” de las cosas es un tema trascendente, no solo para la economía, sino también para sus agentes (compradores y vendedores). A lo largo de los tiempos ha habido numerosas teorías tratando de explicar y justificar la formación de los precios y cómo se debía de determinar la cantidad justa y exacta.

Aristóteles dijo que el valor de una cosa viene dada por su necesidad, de manera que cuanto más útil y necesaria sea, más valor tendrá su precio.

En el siglo XII Tomás de Aquino, en su obra “Suma Teológica”, explicó que el precio de las cosas tiene una dimensión moral, que si el vendedor no tenía el aliciente del beneficio, dejaría de vender cosas y la sociedad quedaría desabastecida de esos bienes. Pero el beneficio del vendedor ha de ser justo.otorgar un beneficio suficiente pero nunca desmedido, ya que en ese caso sería pecado.

En el siglo XVI Saravia de la Calle expuso que el precio ha de formarse en función de dos criterios, calidad y abundancia.

En el siglo XIX Alfred Marshall dijo que es la combinación de dos factores, la oferta y la demanda, lo que crea y justifica el precio de una cosa. Su famosa tijera Marshall fue su aportación, gráfica en la que donde se corta y coincide la oferta y la demanda (línea roja y azul) es donde se encuentra el precio justo de una cosa.

tijera-marshall

Personalmente estoy de acuerdo con ésta última afirmación, el precio se calcula según la oferta y la demanda de las cosas. Si un vendedor pone un precio elevado y supera el nivel que las personas están dispuestas a pagar, los compradores dejarán de adquirir el producto, de manera que el vendedor se verá obligado a bajar el precio. Así pues, el precio de mercado es aquél que la gente está dispuesta a pagar.

Complicando un poquito más el tema, habría que añadir que a la hora de formarse el precio hay que tener en cuenta los costes de fabricación. Ésto ya lo advirtió en la Edad Media el escocés Duns Escoto y posteriormente Adam Smith y la teoría clásica del valor-trabajo.

La escuela neoclásica avanzó la teoría de la utilidad marginal, mediante la cual el grado de satisfacción que el consumidor logra o pierde al tener una mayor o una menor cantidad de un producto incide en la demanda y por tanto en el precio final de dicho producto.

Es cierto que no es necesario hoy en día filosofar mucho para saber si el precio de una cosa es elevado, es justo o es una ganga.Contamos con un elemento a nuestro favor, la competencia, es más, la feroz competencia, hecho que tiende a rebajar los precios.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags: , ,

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea