Ismael De La Cruz

¿Son los bancos los malos de la película?


 

 MEDIDAS CONTRA LOS DESAHUCIOS

La sentencia del Tribunal de Luxemburgo acerca de los desahucios en España ha hecho reaccionar, irremediablemente al Gobierno, teniendo que afrontar la reforma de nuestra vieja Ley Hipotecaria. Una medida consistirá en que el juez puede detener el desahucio en diez días si concurren cláusulas abusivas.

Pero el tema estrella que más se demandaba, la dación en pago (entregar la casa y así desaparecer la deuda), no lo contempla el Gobierno en la reforma. A cambio, habrá una reducción del importe a pagar por los afectados en un embargo. Es decir, se queda libre de carga si se paga en un plazo de 5 años el 65% de la cantidad pendiente. Si no se es capaz de hacerlo, se tiene 10 años para pagar el 80%.

Les quería hacer una pregunta, porque seguramente así entendamos mejor el tema de los desahucios. 

Si usted le presta dinero a una persona a cambio de que que se lo devuelva dentro de x tiempo, llegado el plazo temporal, ¿reclamarían a esa persona la devolución del dinero prestado? Supongo que sí. ¿Y si no le devuelven el dinero lo reclamarían vía judicial? Imagino que sí.

Pues bien, ¿por qué los bancos son los malos de la película? Porque nadie ha puesto una pistola en la cabeza a nadie para firmar una hipoteca. Porque cuando todo iba bien nadie protestaba de los bancos y cuando surgen problemas y el desempleo impide devolver el préstamos resulta que es culpa del banco que esa persona se haya quedado sin trabajo. Porque todo el mundo sabe al firmar la hipoteca que si no se paga se ejecuta la vivienda (y si no se sabe lo que se firma para eso existen abogados, asesores, notarios, que no están como figurantes, sino para asesorar y resolver dudas).

Bien, hasta aquí la parte “antisocial” del presente artículo.

Con lo expuesto hasta ahora no quiere decir que los bancos se vayan de rositas y que no hayan tenido su parte de culpa. El sistema francés de intereses mediante el cual buena parte de lo que se abona como pago va destinado a cubrir intereses y no el principal; la concesión de hipotecas flexibilizando demasiado los criterios de seguridad y potencial solvencia para así obtener mayores ingresos las entidades. Que conste que sólo estoy hablando del tema hipotecas, porque lo de las preferentes es simple y llanamente un atraco, algo deleznable.

Si pensamos con el corazón, la dación en pago sería la solución ideal. Pero mucho me temo que si pensamos con la cabeza es precisamente todo lo contrario. La dación en pago, y además con efecto retroactivo, tendría consecuencias muy delicadas para nuestro ya maltrecho sistema financiero, aparte de la consiguiente inseguridad jurídica. 

¿Solución? 

– Conceder sólo hipotecas a quien realmente pueda pagarla en condiciones normales.

– Quien no obtenga una hipoteca, vivir de alquiler, una mentalidad muy sana y con muchísimas ventajas como saben muchos países europeos.

– Si se deja de pagar la hipoteca por sufrir el desempleo y no tener ingresos para ello, conceder una mora, sin intereses, de 1 año máximo, para que pueda intentar buscar empleo y seguir viviendo esa persona en su casa. 

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags: , , , , , ,

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea