Ismael De La Cruz

¿Se puede predecir la economía y los mercados financieros?

Predecir la economía y los mercados

Predecir la economía y los mercados

 

¿Se puede predecir la economía y los mercados financieros? Es una cuestión que se ha tratado a lo largo de la Historia, pudiéndose extraer conclusiones interesantes. En un primer momento se quiso medir la economía, William Petty fue el primero en adentrarse en este terreno, utilizando los métodos de la ciencia empírica en materia económica y financiera. En su obra Aritmética política (año 1690) comenzó a sentar las bases de la economía.

William Petty tuvo una visión de la economía similar a la concepción de la medicina, concebía cada problema económico como una parte integrante de un conjunto mayor que necesita ser medido para poder ser conocido.

Es uno de los precursores de la Econometría, rama de la economía que aplica las matemáticas y las estadísticas al análisis económico. Es más, los esfuerzos de este hombre por la cuantificación de magnitudes económicas lo convierten en el precursor de la contabilidad nacional.

En los años de 1930, el economista Ragnar Frisch desarrolló una nueva disciplina, Econometría. Fue además uno de los fundadores de la Econometric Society y editor de la prestigiosa revista científica Econometrica durante 20 años.

La finalidad de la Econometría era desarrollar métodos para predecir los movimientos de la economía y los mercados, principalmente analizando lo que hizo el mercado en el pasado, observando y analizando patrones para predecir movimientos futuros. También utilizaba la teoría de juegos para analizar, interpretar y hacer predicciones sobre sistemas económicos, las reacciones del mercado y los precios. Pero no todo iba a ser tan fácil: movimientos del pasado no garantizan que se vuelvan a repetir en el futuro.

Hoy en día la economía se basa en la estadística y no intenta jugar a ser adivinos. Un ejemplo lo tenemos con el PIB (la suma de todos los bienes y servicios finales producidos en un país durante un año, ya sea por nacionales o por extranjeros residentes), mide la riqueza generada por un país durante un año, pero no mide la riqueza total del país (sus recursos naturales, sus carreteras, sus hospitales, etc) y tampoco mide lo producido por las economías sumergidas. Se suele argumentar que el PIB es un indicador que sirve para comparar el nivel de bienestar que tienen distintos países, cuanto mayor es, mayor bienestar. No obstante, para tener un indicador del bienestar que sea más completo y real, es aconsejable utilizar el ratio PIB per capita, el cual se obtiene dividiendo el PIB entre el número de habitantes del país: (PIB / nº de habitantes). No obstante, todo es discutible, o al menos opinable. Hay voces que critican que se utilice el producto interior bruto para medir la economía de un país porque no incluye la distribución de la riqueza.

Como aporte personal, decir que en pocas ocasiones es posible adelantarse a lo que harán los mercados financieros, aunque son ocasiones bastantes fiables y concretas, principalmente por tema macroeconómico. El análisis técnico, en cambio, se basa en la psicología de masas y en patrones del pasado que vuelven a repetirse una y otra vez con un elevado grado de acierto. Es la combinación del análisis técnico y del análisis macro lo que determinará el arsenal del buen inversor.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags: , , , ,

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea