Ismael De La Cruz

¿Rendirse antes de intentarlo? Una mentalidad muy típica

Nada es imposible

Nada es imposible

 

Soy de la opinión de que los objetivos en la vida se consiguen con el trabajo diario, con el día a día, y no mirando a lo lejos a ver cuánto nos queda de camino y si éste es fácil o tortuoso, porque en la mayoría de los casos abandonaríamos, es más, ni siquiera comenzaríamos.

Imaginen un alpinista de los que escala unos de los picos más altos del mundo. Él ya sabe que es una hazaña realmente difícil y muy dura, que se juega su propia vida. Cuenta con ello (porque una cosa es ser realista y otra es ser inconsciente).

¿Creen ustedes que mientras escala está mirando todo el tiempo cuánto le queda para llegar a la cima? Si lo hiciese no continuaría. Se centra paso a paso, en cada metro que avanza.

¿Piensan que un corredor de maratón (42 kilómetros) durante la carrera está mirando todo lo que le queda hasta la meta? Se concentra en cada zancada que hace.

¿Imaginan a un opositor a Notaría por ejemplo? ¿Creen que está pensando en todos los años que le queda por delante para aprobar y sacar la plaza? No, se centra en cada día, en dar todo lo que tiene dentro de sí para estudiar al máximo.

Con esto lo que les quiero decir es que cuando se comienza un reto, no podemos estar pensando en el final, en la consecución del objetivo, porque está tan lejos, si es que se alcanza, que nos desanimaría y terminaríamos por desfallecer y abandonar.

Considero una ventaja la presión. Hace que no te relajes en ningún momento, que estés siempre atento y concentrado. La diferencia entre profesional y amateur radica en saber utilizar la presión a tu favor, como ventaja, en vez de como miedo o algo negativo.

Una vez leí una entrevista a los Rolling Stones y les preguntaron que cómo eran capaces, a sus edades, de seguir en activo, haciendo giras y subidos en los escenarios, que cuándo se retirarían. La respuesta fue muy elocuente: el día que al salir a cantar a un escenario no tenga mariposas en el estómago, sabré que ha llegado el momento de dejarlo.

Lo que pretendo es hacerles ver que los retos, por muy difíciles que parezcan, se pueden lograr, y que nadie es menos que nadie, que si la mayoría de las personas no lo han logrado, ustedes no tienen por qué ser de ese grupo, pueden pertenecer al selecto grupo de los elegidos.

Si les gustan los mercados bursátiles, las inversiones, el trading, ¿por qué pensar que si solo el 5-10% de las personas lo consiguen ustedes no van a ser uno de ellos? Si empiezan pensando negativamente, permítanme que les diga que tienen un problema en la vida en general, porque no se valoran lo suficiente y lo que es peor, que ni lo intentan. No les digo que todos ustedes lo vayan a lograr, pero sí que antes de desechar o descartar algo, lo intenten al menos.

¿Se imaginan si los notarios, abogados del Estado, inspectores de Hacienda (por poner las oposiciones más duras, difíciles y largas dentro del ámbito jurídico) se hubiesen desanimado al empezar a preparar sus respectivas oposiciones porque son muy largas y porque muy poquita gente las consigue? Pues sencillamente que no se hubiesen preparado ni presentado.

Si todas las personas pensasen así, viviríamos en la Edad Media, la sociedad no hubiese avanzado. Gracias a personas con coraje, sin temor al sacrificio y al trabajo duro, estamos donde estamos hoy.

Pero la vida sigue y el ser humano evoluciona, mejora, se adapta. Cuando se logra un reto, un objetivo en la vida, no se acaba ahí el camino. Comienza la segunda fase. La evolución y el perfeccionamiento.

No soy nadie para dar consejos, pero si me lo permiten, les diré a modo de resumen lo siguiente:

– No renuncien nunca a sus sueños o retos por muy difíciles que parezcan lograrlos. Al menos inténtenlo con todas sus fuerzas. Si no lo intentan seguro que no serán alcanzados. El no ya lo tienen.

– Tengan paciencia, todo llegará. Trabajen duro, todos los días, con disciplina y constancia.

– No miren a lo lejos, céntrense en el día a día.

– Nunca se deja de aprender. Aunque alcancen sus retos, sigan aprendiendo, formándose. Todo lo que sea mejorar les diferenciará de la competencia.

– Y si no logran su reto, al menos tendrán la conciencia tranquila de haber hecho todo lo que podían hacer. Tendrán la cabeza bien alta, se sentirán muy orgullosos de sí mismos y habrán aprendido valores y virtudes durante ese proceso que les servirá y mucho en la vida.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags: ,

4 Respuestas to “¿Rendirse antes de intentarlo? Una mentalidad muy típica”

  1. tfamoros 19 julio 2013 a las 14:36 at 14:36 #

    Muy buen articulo como todos, este especial para mentalizarse y amueblar la cabeza y sacar d eella los pajaritos que aparecen de vez en cuando, muchas gracias por sus aportaciones.

  2. Juan 19 julio 2013 a las 17:49 at 17:49 #

    Insistir, resistir, persistir pero nunca desistir; siempre debemos dar pasos con FE, subir ese escalón que nos conducirá a la cima. Gran mensaje Ismael. Un abrazo.

Puede comentar el artículo si lo desea