Ismael De La Cruz

¿Por qué ha fracasado la nueva Ley de Emprendedores?

Fracaso de la nueva Ley de Emprendedores

Fracaso de la nueva Ley de Emprendedores

 

La Ley de Emprendedores está siendo un fracaso. Las intenciones eran buenas, se pretendía animar e incentivar a que la gente montara su propio negocio, pero basta echar una mirada al número de creación de empresas nuevas para ver que apenas se ha dejado sentir esta nueva Ley tras 7 meses.

Se comenzó con la figura del emprendedor de responsabilidad limitada con la idea de que el autónomo no perdiese su vivienda habitual si había un embargo, concretamente no se podían embargas las viviendas cuyo valor estuviese por encima de los 300.000 euros (en las ciudades con más de un millón de habitantes la cifra se elevaba a los 450.000 euros).

De todas maneras, no olviden que se mantiene la responsabilidad universal del autónomo por las deudas contraídas antes de convertirse en emprendedor de responsabilidad limitada, por lo que la vivienda sí puede ser embargada por deudas anteriores. Este detalle a veces se desconoce y es de suma importancia conocerlo y tenerlo en cuenta.

¿Qué es lo que ha fallado? Pues básicamente los requisitos exigidos. Por ejemplo, que el empresario no se podrá amparar en esta nueva  figura si estamos hablando de un embargo por deudas con la Administración Pública. Esto supone que las deudas contraídas con la Seguridad social y con Hacienda no cumplen el requisito, y claro, la mayoría de las deudas es con estos organismos, de manera que la nueva figura queda al alcance de muy pocos.

Lo referente a los pasos burocráticos a seguir para convertirse en emprendedor de responsabilidad limitada tampoco ayudan precisamente. Primero hay que inscribir la vivienda habitual en el Registro. En segundo lugar se ha de constituir en Sociedad Unipersonal de Responsabilidad Limitada, siendo auditada las cuentas cada año. Este hecho implica importantes gastos económicos. Por si fuera poco, imaginen que el emprendedor quiera solicitar un crédito al banco. La entidad es casi seguro que no se lo concederá (o en el mejor de los casos será bastante más caro), ya que al no entregar la vivienda como aval, el banco estima que la garantía aportada por el emprendedor en el caso de que no pague se reduce bastante.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags:

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea