Ismael De La Cruz

¿Por qué el peso argentino se devalúa y afecta a los mercados financieros?

El peso argentino afectando a los mercados

El peso argentino afectando a los mercados

 

El ser humano tiende a acostumbrarse a las situaciones favorables, pero no así con las adversas. Olvidamos prontos que seguimos aún dentro de una importante crisis económica mundial, que si bien lo peor ya ha pasado en absoluto quiere decir que nos podamos relajar. Nos hemos acostumbrados a una escalada vertical en los mercados de renta variable (dicho sea de paso producto de los esteroides o programas QE llevados a cabo por la Reserva Federal de los Estados Unidos), creyendo que la euforia y la fiesta bursátil no de detendría ante nada ni ante nadie.

Pues bien, de vez en cuando un recordatorio del contexto económico mundial no viene mal, porque el ser humano solo reacciona cuando le ve las orejas al lobo y no cuando se le recuerda una y otra vez que el peligro sigue acechando ahí fuera.

Ya les comenté en un artículo que cuando hay una fuerte subida en los mercados, los inversores tan solo necesitan una pequeña excusa para vender y recoger beneficios. Si esa excusa es además real y cierta, no se hable más, fuertes ventas y fuertes caídas en Bolsa.

El banco Central de Argentina “relajó” el jueves el férreo control que ejerce sobre la cotización del peso, permitiendo que su valor fuera determinado por la oferta y la demanda. ¿Resultado? Fuerte caída de la divisa y rápida intervención del Banco Central, hecho que trajo de nuevo el miedo a una crisis cambiaria (abrió a 7,14 unidades por dólar y cayó a 8,50). Recordemos que el control cambiario fue impuesto por Cristina Fernández de Kirchner a finales del 2011.

El peso argentino está sufriendo su mayor caída frente al dólar en 12 años, bajando un 11%, así como una devaluación superior al 18% en el año. Pesa mucho la escasez de dólares (debido a la flaqueza de las exportaciones) y la desconfianza sobre la economía del país, sin olvidar, por supuesto, la falta de acceso a los mercados de crédito internacional. Como consecuencia, todo esto se traduce en una fuerte presión inflacionista anual  al alza (se habla de un 30%).

Fíjense el control o mecanismo que se aplica en Argentina para evitar la fuga de capitales. Las empresas que necesiten divisas para su actividad y comercio exterior han de solicitar un permiso oficial expedido por la autoridad competente. Las personas que busquen protección frente a la inflación y necesitan divisas , nada de nada. Lo único que pueden hacer es ir al mercado negro con lo que ello supone, entre otras cosas, un peso fuertemente devaluado (entre un 65 y un 70%).

La depreciación del peso es cierto que favorece a los exportadores, pero originará presiones inflacionarias y encarecimiento de los bienes importados, por no mencionar una drástica reducción del poder adquisitivo de los argentinos.

Es un hecho, y quien no quiera verlo comete un error, que hay una incipiente preocupación en los países emergentes acerca de si la finalización de las medidas de expansión del crédito llevadas a cabo por los Bancos Centrales no lastrará las economías domésticas. Tras los datos macro de China esta semana, ese temor va adquiriendo tintes más preocupantes. ¿Pero porqué esa preocupación por China? Pues porque la demanda de China es clave para los mercados emergentes, ya que estos venden materias primas al gigante asiático y si su economía se desacelera, la demanda se reducirá y los emergentes venderán menos.

Así pues, el tapering o reducción de programa QE por parte de la Fed en principio es positivo para el dólar, hecho que minimiza el apetito de los inversores por las divisas emergentes.

¿Qué pasará en los próximos meses? En principio debería de continuar la subida de los precios en Argentina.

De momento, la reacción en la renta variable no se ha hecho esperar, pronunciadas caídas. En USA los bonos suben, al igual que el oro y el Bund. El primer efecto que se está produciendo es la búsqueda por parte de los inversores de los activos refugio.

En España, varias compañías cotizadas tienen exposición en Argentina, México y Brasil, hecho que les perjudica todo este tema. Algunas de ellas son BBVA, Santander, Telefónica, Inditex, Mapfre, Endesa, Gas Natural, ACS, Repsol, Indra, Gamesa, FCC

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags: , , ,

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea