Ismael De La Cruz

La realidad de la situación de España

La realidad de la situación en España

La realidad de la situación en España

 

La economía española se acerca a la temida deflación, una caída de los precios en el conjunto de la economía que se prolonga durante varios períodos (al menos dos trimestres). Este hecho sería peligroso, ya que lastraría la posibilidad de crecimiento económico. Ya saben por qué la deflación es una lacra y cómo debería de afrontarse.

En un periodo en el que el consumo no se incrementa, en un periodo en el que el grifo del crédito permanece cerrado por parte de las entidades bancarias, en un periodo en el que el desempleo se mantiene en niveles muy elevados (se nos dice que el paro está tocando suelo, que en el 2014 se comenzará a crear empleo. No solo no es cierto sino que en el 2014 y en el 2015 el desempleo va a seguir subiendo, se llegará al 27%, se superarán los 6 millones de parados), aumentar la presión fiscal es un grave error.

El incremento de los impuestos en una situación como la que atravesamos no solo hace recaudar al Gobierno menos de lo que pueda esperar, sino que hunde más el consumo, con lo que técnicamente es imposible toda recuperación económica.

El gobierno quiere aumentar la base mínima de cotización de los autónomos, concretamente un 2%, situándolo en 857,70 euros. Esta medida sería claramente perjudicial para aquellos autónomos cuyos rendimientos netos sean inferiores a los 12.000 euros.

El IRPF que se aplica a los rendimientos de las actividades profesionales se mantendrá en el 21% y parece que la promesa de rebajarlo al 19% en el 2014 se aleja. Recordemos que al inicio de la legislatura estaba en el 15%.

El IBI no se bajará. Es más, mediante un artificio seguirá subiendo en 2014 y en 2015. Dicho artificio consiste en que se sube la base, de manera que manteniendo los porcentajes al aplicarse sobre una base mayor da como resultado un impuesto más caro a pagar por los propietarios de viviendas.

El Gobierno comentó una rebaja en el IRPF que se aplica a las rentas del capital, pero no será así. Se mantienen los tipos que gravan las plusvalías por la venta de acciones y de viviendas, así como los rendimientos de productos financieros.

Los tributos locales se mantendrán, pese a la promesa de ser retirados en el 2014.

Los incrementos en el Impuesto de Sociedades se mantendrán en 2014 y en 2015.

Ya conocen mi opinión al respecto de lo que está sucediendo

Foto cortesía de Free Photo Bank

4 Respuestas to “La realidad de la situación de España”

  1. Carlos 21 octubre 2013 a las 15:46 at 15:46 #

    Ismael, ¿de qué manera afectaría esto al IBEX?

    Un saludo y felicidades.

    • Ismael De La Cruz 21 octubre 2013 a las 18:45 at 18:45 #

      Al Ibex 35 no le afectaría porque está centrado en cosas macro más importantes, como el tapering y USA.

      A los mercados los temas fiscales no le interesan mucho 🙂

      Saludos

  2. Tamara Álvarez. 24 octubre 2013 a las 11:00 at 11:00 #

    Antes que nada querría darte gracias por escribir el blog, el cual a la gente que nos estamos acercando a éste mundo de lo económico-normativo tan complejo nos va dando luz.

    Mi duda en este caso va de la mano del dato que ud. aporta en cuanto a la bajada del consumo interno, que entiendo (corríjame si me equivoco) es uno de los % más significativos en el cálculo del PIB, por lo que el escenario que se nos presentaría sería no de superación de la crisis (deuda soberana a parte) sino de decrecimiento, salvo entiendo una previsión futurista e incierta de crecimiento desproporcional de exportaciones capaz de nivelar ese decrecimiento del consumo, pero en todo caso hablamos de una pérdida de capacidad adquisitiva que no deviene en crecimiento económico en términos sociales en cuanto a nivel salarial futuro. Explico ésta última idea, a ver si voy por buen camino en mis razonamientos; la idea presumible del Gobierno en la reforma laboral última (de forma muy simplificada) es abaratar mano de obra, lo cual se deriva en menores costes de producción y en una mayor exportación de productos (por ser estos más baratos) si bien estas condiciones no se perpetúan en el tiempo, esto es no permanecen inmutables, se perdería esa capacidad de exportación y retrotraeríamos ese PIB.
    Con todo ello dejamos en manos del mercado internacional nuestro porvenir económico, con lo que eso supone.
    Por último hacer mención a la deuda soberana, que hemos de pagar durante muchos años de ese “crecimiento” con lo cual no se notaría el mismo hasta que no se pagase esa deuda, y poner atención en los cambios normativos supranacionales que afectan directamente a la normativa interna en todos los ámbitos ya sean laborales, tributario, mercantil…

    Tengo la sensación de que ésta idea que intento hacerle llegar tiene una explicación más nítida que ud. seguro me podrá hacer ver.

    Nuevamente reitero mi agradecimiento por su blog.

    Atentamente: Tamara A.

    • Ismael De La Cruz 24 octubre 2013 a las 11:14 at 11:14 #

      Hola Tamara.

      Es cierto que dependemos y mucho del exterior, básicamente por tres motivos:

      – Por nuestras exportaciones que suponen una entrada de dinero en las arcas públicas muy significativa: un euro tan fuerte como está ahora dificulta nuestras ventas fuera de la UE. Es por ello que el BCE se plantearía intervenir y debilitar el euro frente al dólar si comienza a superar la zona de 1,40-1,42.

      Y no olvidemos que una mayor caída de la inflación podría justificar una acción y modificación de la actual política monetaria, aunque todavía es demasiado pronto para eso. El BCE tiene como primer mandato recogido en su Tratado Constitucional mantener la inflación de la eurozona en torno al 2%.

      – Por nuestro sector turístico, motor actual de nuestra economía: aquí el problema es que tenemos todos los huevos puestos en la misma cesta. Al incrementar el IVA vienen los problemas. Muchas empresas ha optado por asumir ese incremento a costa de sus beneficios, pero era fundamental para fidelizar la cartera de clientes.

      – Por la emisión de deuda pública: España necesita recuperar la confianza en el exterior, ya que nuestra deuda pública ha de ser comprada por extranjeros. Si no hay confianza la demanda se reduce y el Estado ha de ofrecer una mayor rentabilidad (para compensar el incremento del riesgo de impago), con lo que financiarnos resultaría muy caro y a la larga insostenible.

      En este punto cabe resaltar que poco a poco va entrando dinero, motivo por el cual la prima de riesgo (comparación de la rentabilidad de nuestro bono a 10 años con el bono alemán a 10 años, el Bund) se ha reducido, con lo que el Tesoro suele alcanzar su objetivo anual pocos meses antes de finalizar el ejercicio.

      En cuanto a la reforma laboral, es cierto que abaratar el despido o bien el despido libre crea inseguridad en los trabajadores, pero también es cierto que quien crea trabajo es el empresario y si en tiempos duros de crisis, además de que se está jugando su patrimonio, si va mal el negocio, además de perder su dinero, se ve abocado a unas indemnizaciones a los trabajadores que hace que se lo piense y mucho antes de contratar personal.

      Saludos

Puede comentar el artículo si lo desea