Ismael De La Cruz

La psicología en el trading

LA PSICOLOGÍA A LA HORA DE INVERTIR

Para ser un buen inversor, trader, especulador (llámenlo cómo quieran, porque la única diferencia radica en el plazo temporal o duración de la operación realizada) es necesario una serie de cuestiones, cada una de ellas imprescindible. Hoy me gustaría centrarme en una de las más importantes, por no decir que la más importante: la psicología.

Con este artículo he pretendido dejar las cosas muy claras desde el principio, quitar la venda de los ojos y explicar sin tapujos la realidad, para que nadie se lleve luego a engaños o decepciones. Una vez aclarado este punto, en los siguientes artículos de este serial de coaching abordaré todas las cuestiones, una por una, necesarias para obtener éxito en nuestras labor.

¿Está dispuesto a seguir adelante? Ya le advierto que es un camino largo y durísimo, donde usted aprenderá cosas de sí mismo que no imaginaría jamás. Tendrá que estar dispuesto a modificar aspectos de su personalidad. Solamente con una mentalidad fría como el témpano, con una sangre fría fuera de toda duda, será usted capaz de operar con éxito.

Antes de nada, hay que ser honesto con uno mismo. De nada sirve engañarse. Háganse la siguiente pregunta, ¿una persona sirve para cualquier trabajo? Evidentemente la respuesta es no. Una persona puede ser muy buena con los números (ingeniero, matemático, físico, etc) y en cambio no tener una gran memoria (abogado, historiador, juez, notario) o tener sentido del ridículo (actor, humorista) o bien no tener don de gentes (comercial).

Pues bien, la manía que existe con la profesión de trader u operador profesional es que todo el mundo piensa que sirve para ello y no es así. Ya conocen la estadística oficial, solo el 5% es capaz de ello.

Segunda pregunta, ¿cuánto tiempo de duro estudio necesita una persona para poder dedicarse profesionalmente a la abogacía, a la medicina, a la ingeniería)? Pues ya se lo digo yo. Para ser abogado 5 años de Facultad, para ser médico 6 años más el MIR más 3 años de especialidad, para ser ingeniero 5-6 años más el proyecto fin de carrera.

Y tengan en cuentan que todo este tiempo es solo para obtener la licenciatura, el título, porque ya les digo yo que no es suficiente, ahora tienen que dedicarse unos años más a practicar y aprender al lado de profesionales.

Entonces, ¿por qué todo el mundo, además de pensar que valen para éste trabajo, se empeñan en aprender enseguida, piensan que con hacer varios cursos y leer libros ya es suficiente? Se requiere mucho tiempo de estudio teórico y más tiempo aún de práctica.

Imaginen que yo conociese a Rafael Nadal (tenis) o a Fernando Alonso (Fórmula 1) y que como somos amigos me van a enseñar cada uno todos sus trucos, aquellas cosas que a nadie jamás han revelado y que se tiran semanas enseñándome el Santo Grial. ¿Creen ustedes que yo me convertiría en tenista profesional o en piloto de fórmula 1? Seguramente lo más que lograrían sacar de mí es que al jugar al tenis y golpear la pelota no le abriese la cabeza a alguien, o que pilotando un Ferrari de Fórmula 1 no me saliese en la primera curva y me llevase todos los boxes por delante.

En los mercados bursátiles sucede igual. Aunque el mejor profesional del mundo les enseñe todos sus trucos y sistemas para operar e invertir, la experiencia es un grado, no pueden pretender dominar un arte igual que un profesional que lleva años y años haciéndlo cada día.

Mi consejo es sencillo. Primero tengan claro si quieren aprender y formarse para dedicarse profesionalmente a esto o bien quieren aprender para poder sacar un sobresueldo que complemente el sueldo de su trabajo principal.

En segundo lugar, fórmense con profesionales.

En tercer lugar, tómense todo el tiempo que necesiten trabajando en demo (sin dinero real) hasta que dominen todo lo aprendido. Eso sí, no se engañen, no conozco a nadie que pierda en demos, básicamente porque no entran en juego los sentimientos, sensaciones, miedos, inseguridades, impaciencias, si sale mal no se pierde dinero.

En cuarto lugar, han de crear su perfil inversor personalizado, su traje a medida. Dependiendo de diversas circunstancias (capital que dispone para operar, tiempo que dedicará, si es usted conservador, agresivo, moderado) le convendrá operar y trabajar en determinados mercados y activos y olvidar el resto, tendrá un nivel de apalancamiento muy concreto y definido, una gestión del riesgo muy delimitada.

En quinto y último lugar, se lanzará al ruedo, a la arena del circo de los gladiadores, donde se enfrentará a mentes muy preparadas y privilegiadas, donde no existe la compasión y el más mínimo error se paga muy caro.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags: , ,

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea