Ismael De La Cruz

La devaluación del yuan, un asunto de Estado

China

La devaluación del yuan en agosto del 2015 provocó una fuerte salida de capital con los inversores buscando refugio en el extranjero. ¿Pero qué consecuencias supone un yuan depreciándose? Para empezar, las empresas europeas con fuerte exposición en China se verían afectadas, ya que la capacidad de compra de bienes extranjeros sería inferior para el gigante asiático.

Les comenté hace prácticamente un año que la depreciación del yuan también podría influir en la política de la Fed y del BCE. De la Fed porque podría retrasarse el alza de tipos de interés por la presión bajista en la inflación de unas importaciones más baratas. Por su parte, el BCE podría prolongar por esta misma razón el plan de compras de deuda. Finalmente fue lo sucedido. La Fed retrasó la subida de tipos de interés bastante más de lo esperado por el mercado y el BCE procedió hace poco a prorrogar su programa QE.

China era uno de los principales motores económicos a nivel mundial, creciendo a un doble dígito, pero la actualidad varió. Están inmersos en un cambio de paradigma económico en el que intentan potenciar el consumo interno y no depender tanto del exterior. Esto nos lleva a la devaluación del yuan, medida que por sí sola no será suficiente,  de hecho el Banco de China se ha visto abocado a coger de la hucha, de las reservas de divisas.

¿Quiénes se están viendo más afectados? Principalmente las compañías y los países que exportan a China materias primas, y también Latinoamérica.

¿Y qué sucede con España? Pues más bien poco, porque exportamos muy poquito a China (apenas 4.000 millones de euros, lo que representa el 1,75% de nuestras exportaciones), nuestro grueso de exportaciones se dirigen a la Unión Europea, nada más y nada menos que un 64-65%. De todas formas, la depreciación del yuan nos hace ser menos competitivos frente a los chinos (de ahí que se haya reabierto la guerra de divisas con una oleada de depreciaciones de divisas).

Dentro de la UE, Alemania y Francia tienen una mayor exposición que nosotros a China, pero tampoco debiera de ser un gran problema para la zona euro, ya que Europa tampoco tiene una cuota de exportación demasiado elevada,

El pasado mes de septiembre del 2015, les comenté que en el 2016 seguiríamos viendo al yuan depreciarse, pero que más de un 12-15% me parecería excesivo. De momento, el escenario se va cumpliendo sin fisuras.

¿Y ahora qué? Pues seguramente el Banco de China dejará depreciarse al yuan bastante más, mínimo un 7-8% a lo largo del 2017.

El tema es que el Banco Popular de China está luchando contra la venta masiva de yuanes que presiona a la baja el precio de esta divisa ( y no es precisamente un movimiento llevado a cabo por inversores extranjeros, ni mucho menos). ante esta tesitura, la entidad podría China podría incrementar los controles de capitales para reducir las expectativas de depreciación, y eso que tienen todavía 3 billones de dólares en reservas de divisas.

Ningún mar en calma hace buenos marineros. Deje que le acompañemos en las aguas revueltas de los mercados financieros. Ponemos a su disposición nuestra experiencia y conocimientos. Puede pinchar aquí para ver lo que le ofrecemos.

Suscríbase al blog (es gratis) y recibirá cada semana un boletín con el escenario de los mercados, además de un aviso por mail con los artículos publicados en el blog.

Tags: , ,

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea