Ismael De La Cruz

Inflación y medidas expansivas, ¿preocupación?

 

INFLACIÓN Y QE

El hecho de que la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) implementase los programas de flexibilización cuantitativa para contener los efectos de la crisis económica y así poder impulsar su economía, hacía surgir el temor, fundado, de que la inflación pudiese convertirse en un problema añadido.

Al comprar activos, lo que pretende es que la rentabilidad de los bonos baje. Al haber mayor demanda para los bonos su precio sube, y por lo tanto su rentabilidad bajará. Este hecho provoca que los tipos de interés también bajen, reduciéndose el coste de los créditos. 

El efecto esperado es que la renta variable del país en cuestión sube al alza y la divisa de dicho país baja.  Pero el riesgo de provocar subida de los precios y por tanto aumentar la inflación está presente.

De todas formas, para que hablemos de una restricción monetaria, sería necesario ver una tasa de desempleo en el 6,5% y una inflación que comenzase a superar la barrera del 2,5%.

En Europa, el temor a la inflación no es aún un problema, de manera que el Banco Central Europeo (BCE) tiene margen todavía para rebajar la tasa de tipos de interés desde el 0,75% actual (mínimo histórico desde julio del 2012). Así pues, el BCE podría proceder a abaratar el dinero más aún si cabe

Ya saben qué ocurre con la inflación y los mercados cuando se tocan los tipos de interés: bajar tipos de interés es positivo para la renta variable y es negativo para la divisa.

La cuestión es que tanto la FED como el Banco de Japón y el Banco de Inglaterra bajaron sus tipos casi al cero a la vez que inyectaron liquidez. Estados Unidos tiene su QE3, Japón está en ello con el programa más fuerte que se haya visto. Inglaterra podría continuar con su QE dado que su economía no termina de crecer.

Foto cortesía de Free Photo Bank

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea