Ismael De La Cruz

Inflación elevada

Una inflación elevada es una lacra para cualquier economía, ya que supone un encarecimiento general del coste de la vida. Durante la crisis económica mundial nos hemos acostumbrado a convivir con una tasa inflacionista por debajo de lo habitual, pero parece que ésto ha llegado a su fin.

El contínuo encarecimiento de las materias materias primas (algunas de ellas en máximos relevantes) y sobre todo del petróleo debido a los conflictos sociales vividos en varios países productores de crudo, son las principales causas de que los niveles actuales de la inflación sean elevados.

El BCE ha estado allanando el camino mediante mensajes indirectos acerca de una posible subida de los tipos de interés en el mes de abril, que sería la primera subida desde julio del 2008.

La finalidad con este cambio en la política monetaria es controlar la subida de la inflación, algo nefasto dentro de un contexto de crisis económica.

Primero fueron los países emergentes, tales como Brasil, India y China los que experimentaron incrementos en su inflación, ahora son los países de la UE.

Los emergentes aumentaron la oferta a nivel mundial, provocando una fuerza deflacionaria en la economía internacional.

Dentro de este panorama, no es conveniente fijarse en los bonos de los Gobiernos y los de largo plazo. En cambios, los bonos corporativos y los high yield son más adecuados, al igual que los bonos ligados a la inflación, ya que se adpata con facilidad y de manera periódica el cupón respecto a la inflación.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea