Ismael De La Cruz

Hombro-Cabeza-Hombro, técnicas de trading para utilizarlo

Técnica de trading

Técnica de trading

 

El hombro-cabeza-hombro es una figura de cambio de tendencia de alcista a bajista, es decir, nos avisa de que la tendencia alcista podría estar agotándose y el riesgo de recortes se avecina, pero para ello deben de cumplirse previamente unos requisitos de confirmación.

Su estructura viene formada por tres techos, llamados hombro izquierdo, cabeza, hombro derecho, siendo la cabeza (que está en medio de los dos hombros) más alto.

La línea que une los dos mínimos que envuelven la figura central se denomina línea clavicular, línea de cuello o neck line. Cuando el precio rompe este nivel significa que se ha completado la figura y estaría dando señal de venta (corto). En muchas ocasiones, suele ser normal que se produzca un pullback en la línea de cuello

La duración de la formación no es relevante, ya que no es lo mismo que se esté formando por ejemplo en un gráfico de 15 minutos que en un gráfico diario, en el primer caso podría tardar horas, en el segundo caso podría tardar meses.

Si queremos ser más puristas aún, podríamos añadir que el hombro izquierdo se forma con elevado volumen al subir, la cabeza también se forma con volumen elevado pero menos que el hombro izquierdo, el hombro derecho tendría volumen bajo.

 

Hombro-Cabeza-Hombro

Hombro-Cabeza-Hombro

 

En el gráfico tenemos un ejemplo de un hombro-cabeza-hombro que se produce en una tendencia alcista.

Tenemos primero la formación del hombro izquierdo, acto seguido se forma la cabeza por encima del hombro izquierdo y posteriormente se forma el hombro derecho.

Se traza la línea de cuello (neck line) que une la parte baja de los dos hombros. Cuando el precio pierde dicha zona (en este caso intentó hacer pullback sin hacerlo) es cuando se culmina el patrón de hombro-cabeza-hombro, activándose la señal de giro de tendencia de alcista a bajista, por lo que se genera una señal de venta (corto) que se podría aprovechar.

Existe también una variante, denominada hombro-cabeza-hombro invertido que presenta algunas cuestiones similares a la figura tradicional, pero que tiene sus peculiaridades.

Esta figura, para empezar, se formaría en una tendencia bajista, con lo que serviría para intentar aprovechar un giro de tendencia bajista a tendencia alcista.

Como nota particular que presenta, decir que suele tardar más tiempo en formarse y confirmarse y que suele provocar menos volatilidad. Esto es debido a que en los mercados bursátiles, cuando un precio cae, lo hace más rápidamente y con más velocidad o fuerza que cuando sube (ya saben el dicho de que para que el precio suba es necesario que entre dinero, en cambio para que baje no se necesita nada).

Así pues, el primer requisito es que haya una tendencia bajista. La estructura viene formada por tres suelos, llamados hombro izquierdo, cabeza, hombro derecho, siendo la cabeza (que está en medio de los dos hombros) más baja.

La línea que une los dos máximos que envuelven la figura central se denomina línea clavicular, línea de cuello o neck line. Cuando el precio rompe este nivel significa que se ha completado la figura y estaría dando señal de compra (largo). En muchas ocasiones, suele ser normal que se produzca un pullback en la línea de cuello

La duración de la formación no es relevante, ya que no es lo mismo que se esté formando por ejemplo en un gráfico de 15 minutos que en un gráfico diario, en el primer caso podría tardar horas, en el segundo caso podría tardar meses.

En el siguiente gráfico  tenemos un ejemplo de hombro-cabeza-hombro invertido. Pueden apreciar que estábamos inmersos en una tendencia bajista. Se forma el hombro izquierdo, acto seguido la cabeza más abajo, y finalmente el hombro derecho.

Se traza la línea de cuello (neck line) que une la parte alta de los dos hombros. Cuando el precio supera dicha zona (en este caso sí realiza un pullback) es cuando se culmina el patrón de hombro-cabeza-hombro inverso, activándose la señal de giro de tendencia de bajista a alcista, por lo que se genera una señal de compra (largo) que se podría aprovechar.

 

 

Hombro-Cabeza-Hombro invertido

Hombro-Cabeza-Hombro invertido

 

El primer objetivo o proyección del movimiento o señal que genera este patrón, se calcula por la distancia que hay entre la línea de cuello y la parte alta de la cabeza o la parte baja, según se trate un una figura tradicional o bien su versión invertida.

CONSEJO: este patrón de cambio de tendencia hay que trabajarlo con cuidado, porque si no somos muy estrictos y algo escrupulosos, veremos hombros-cabezas-hombros continuamente, por todas partes, con lo que tendremos muchas entrar erróneas.

En mi opinión, es un patrón más, que como tal ha de ser tratado y utilizado, no buscando la panacea o el Santo Grial.

Como siempre les digo, no se trata de buscar el patrón perfecto, el patrón ideal (sencillamente porque no existe), sino de intentar tener una diversidad de patrones y de estrategias operativas, diferentes entre sí pero complementarias al mismo tiempo.

De esta manera, el fallo que pueda ocasionar una es compensado con el acierto que produzca otra. Aplicado a este patrón, si la señal originada finalmente es falsa, será, por ejemplo, la rotura de un soporte o de una resistencia, la que nos originará señal en sentido contrario, pudiéndose compensar la pérdida originada por el stop de protección.

Foto cortesía de Free Photo Bank

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea