Ismael De La Cruz

Hipoteca multidivisas

Vamos a hablar de las hipotecas multidivisas.

Los que la hicieron tenían a su favor los tipos de interés cercanos a cero de los que disfruta Japón desde hace años. La posibilidad de un alza de tipos era algo poco probable por la espiral deflacionista en la que se encuentra Japón desde hace una década.

El riesgo, por tanto, era la divisa que se apreciara contra el euro. Un amenaza que ahora se ha convertido en realidad, después de que el terremoto de Japón y posterior crisis nuclear haya llevado a los inversores a repatriar capital a Japón, con la consiguiente apreciación del yen, que ha tocado máximos no vistos desde la Segunda Guerra Mundial en su cruce contra el dólar.

La consecuencia principal es que encarece el préstamo. Por ejemplo, si alguien hubiera solicitado una hipoteca media de 150.000 euros en 1999, ahora ese mismo crédito solicitado hoy se habría convertido en 175.237 euros, ya que el euro se cambia ahora en los 110 yenes, frente a los 132 de hace doce años.

Los que se enfrentan a un gran problema son quienes contrataron una hipoteca con el yen en mínimos (169 yenes por euro)

Quien tenga contratada una hipoteca multidivisa siempre tiene la opción de poder cambiarla a euros. Sin embargo, eso  tiene un coste.

Este coste no sólo tiene en cuenta el tipo de cambio, sino que el hipotecado debe asumir una comisión de reconversión del 2 por mil sobre el capital y en ocasiones, una comisión por cierre de ese préstamo y la contratación de otro.

Además, el diferencial que se aplica cuando se muda a euros suele ser más alto.

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea