Ismael De La Cruz

Explicación del patrón suelo durmiente en Gamesa, el cambio de tendencia de bajista a alcista

gamesa

 

Vamos a ver la importancia y la explicación del patrón de suelo durmiente en Gamesa que supuso el cambio de tendencia de bajista a alcista.

En el artículo que escribí el 11 de enero del 2014 sobre Gamesa les comenté que se estaba culminando un patrón de cambio de tendencia para el medio-largo plazo, concretamente un suelo redondeado (también conocido como sopera, platillo, suelo durmiente), una figura técnica que se forma después de un largo periodo de caídas progresivamente menores, hasta formar un suelo, desde donde inicia un lento despegue cuando la demanda empieza a superar a la oferta. Pero además también potenciaba este hecho los retrocesos Fibonacci que estaban actuando muy bien.

Estos eran los motivos o las razones por lo que les expuse ese día que Gamesa seguramente pasaría de ser bajista a ser alcista y que veríamos subidas en el medio-largo plazo.

En efecto, ese día abrió en 8,50 euros y ha llegado a subir a 16,74 euros el pasado mes de julio, una subida de nada más y nada menos que un 96,95% en sólo año y medio.

El patrón técnico que les he comentado aparece en la recta final de una tendencia bajista, llegando el precio a un nivel de soporte o mínimos en el que permanecerá durante un considerable tiempo hasta que comience a girarse al alza. Así pues, se caracteriza porque el giro o cambio de tendencia se produce de manera lenta y progresiva. Hasta que se produce ese momento, es un mercado “olvidado” por los inversores.

Se da por culminado el patrón y por tanto el giro de la tendencia cuando tras comenzar a subir el precio supera una resistencia, a ser posible con el filtro de confirmación de un throwback.

Cuanto más tiempo haya permanecido el precio en la zona de mínimos y mayor sea el volumen, mayor incidencia y repercusión tendrán los efectos posteriores a la culminación del patrón. Realmente, el volumen en la formación de este patrón es descendente, e incluso casi nulo. Pero cuando el precio comienza a subir y se aprecia los primeros compases de un suelo redondeado, el volumen tiene a incrementarse.

Este patrón es más fácil de ver en fases del mercado en la que la tendencia bajista es duradera, por lo que no suele obedecer a hechos coyunturales ni puntuales, sino más bien a ciclos económicos y crisis económicas. Respecto a qué mercados son más proclives a ofrecernos este tipo de patrón, les diría que en divisas y en índices bursátiles no es tan habitual, donde sobre todo sí lo es en el mercado de acciones.

Es cierto que Gamesa es de esas compañías que podrían beneficiarse de la nueva regulación que busca Estados Unidos para producir el 28% de su energía con renovables en el 2030, pero aún está todo en el aire y largo me lo fiáis.

Lo importante, a día de hoy, es que la empresa española ha sido elegida para suministrar 104 turbinas en el proyecto eólico de Carolina del Norte y que también llegó a un acuerdo con la empresa norteamericana SunEdison para desarrollar 1.000 megavatios en parques eólicos por todo el mundo.

Gamesa

Si observan el gráfico (pinchando sobre él se amplía y se ve todo bien), les he marcado en un amplio recuadro verde el patrón técnico del suelo redondeado y la directriz principal alcista que sigue en vigor con el precio por encima de la misma.

Recientemente hubo tres momentos de sobrecompra, dos en abril y en junio. Los dos primeros provocaron recortes en el precio de las acciones, pero nada del otro mundo, en cambio ha sido el tercero, que fue de un poco de mayor intensidad en cuanto a sobrecompra se refiere, el que finalmente ha provocado recortes más amplios.

El cruce de las medias exponenciales se produjo a la baja justo cuando comenzaron las caídas, cruce en su modalidad rápida. Este hecho es importante porque si miran el gráfico verán que cuando tuvimos los dos primeros momentos de sobrecompra las medias seguían al alza y fue con el tercer momento de sobrecompra cuando se cruzaron a la baja, doble motivo coincidente en el tiempo que alertó muy bien del riesgo o la posibilidad de comenzar a ver caídas.

El soporte fuerte y sólido se encuentra aún alejado, concretamente en los 6,75 euros, zona donde podría rebotar al alza si llegase el precio. Pero como eso supondría tener que caer mucho, de momento es mejor no obsesionarse con esta zona, tan solo tenerla en cuenta y saberlo.

Sin debilidad mientras continúe por encima de los 11,74 euros. Por arriba, rompiendo el nivel de los 16,70 euros con apoyo de volumen supondría nueva fortaleza y continuación de las subidas.

Tags:

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea