Ismael De La Cruz

Estudio de la propiedad privada a través de la Historia

Estudio sobre la propiedad privada

Estudio sobre la propiedad privada

 

Mucho se ha debatido acerca del tema de la propiedad privada, de hecho es una cuestión ampliamente comentada y estudiada a lo largo de la historia. Habría que remontarse a Aristóteles que decía que la propiedad ha de ser privada, ya que cuando dicha propiedad es común pocas personas se hacen cargo de su mantenimiento. O bien remontarse a Platón que decía en su obra “República” que un gobernante ha de poseer colectivamente la propiedad precisamente por el bien común.

En el derecho romano clásico, nuestra principal fuente e influencia en materia jurídica, ya aparece el concepto de “dominium” como el conjunto de derechos que una persona tiene sobre una cosa.

También ha habido periodos en los que el concepto de propiedad privada básicamente era inexistente. Por ejemplo, en el siglo XVII las tierras y las viviendas en Europa eran propiedad de los monarcas.

Pero vamos a avanzar un poquito más en el tiempo. El filósofo alemán Kant comentó que la propiedad privada es una expresión legítima de identidad. Karl Marx , también filósofo alemán, estaba totalmente en contra de la propiedad privada, puesto que es un instrumento mediante el cual los capitalistas expropian el trabajo de los proletarios y los mantienen en la esclavitud. Este señor, en su obra “Manifiesto comunista” expone las razones por las cuales la propiedad privada no debería de existir.

Bien, hemos visto la evolución que a lo largo de la historia ha tenido el concepto de propiedad privada. Realmente ha habido tres tipos:

– La propiedad de las cosas es común y puede ser usada por todos cuando quieran gracias a la confianza. Este sistema es propio de las tribus.

– La propiedad es colectiva y puede ser usada por todo el mundo. Sistema propio del comunismo.

– La propiedad es privada y el dueño puede hacer lo que quiera. Sistema propio del capitalismo.

Hoy en día, en España tenemos este último concepto, se reconoce, protege y regula la propiedad privada. El dueño de una cosa puede hacer con ella lo que estime oportuno. Nuestro ordenamiento jurídico introdujo el concepto de función social, de interés social.

La función social de la propiedad, reconocida en el artículo 33.2 de la Constitución, permite que las leyes modulen el derecho de propiedad privada en función de intereses sociales superiores, sean públicos o privados, de modo que manteniendo su esencia pueden limitarse mediante los instrumentos jurídicos oportunos las facultades inherentes a tal derecho.

Por tanto, con la función social de la propiedad, todo individuo tiene la obligación de cumplir ciertas obligaciones comunales, en razón directa del lugar que ocupa y de los intereses del grupo social que lo representa. El propietario tiene el poder de emplear el bien objeto del dominio en la satisfacción de sus propias necesidades, pero correspondiéndole el deber de ponerla también al servicio de las necesidades sociales cuando tal comportamiento sea imprescindible.

Cuestión distinta es el tratamiento fiscal que se le da en determinados casos, que me parece un abuso y un sinsentido. Que por ejemplo una madre de a su hijo una vivienda y que el Estado meta la mano (impuesto de donación) siendo en algunos casos una cantidad desorbitada, al igual que con el fallecimiento (impuesto de sucesión) aunque en este caso es menor el gravamen, puesto que la transmisión mortis causa es menor que inter vivos.

Pero en ocasiones no se posee un derecho total sobre la propiedad privada (Ver aquí), hecho que pone en tela de juicio muchos principios al respecto de esta cuestión.

Recuerdo que cuando les comenté que estaba terminando de escribir mi libro y que en breve se publicaría y saldría a la venta (Ver aquí), un lector me expuso una serie de argumentos en contra de la propiedad intelectual. Yo le respondí que es lógico que esté a favor, ya que es un trabajo que me ha llevado meses de trabajo sacrificando mi tiempo libre y quitándoselo a mi hijo recién nacido en ese momento.

Seguro que cada persona tiene su propia opinión respecto a la propiedad privada en general, todas ellas respetables. La mía es clara: a favor y sin ninguna limitación mientras no se dañe al resto de la sociedad.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags: , , , ,

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea