Ismael De La Cruz

Escenario de Caixabank

El consejo de CaixaBank decidió cambiar su actual política de retribución al accionista de cara al presente año y repartirá dos dividendos en efectivo con periodicidad semestral. De esta manera, la compañía continúa con su idea de remunerar a sus accionistas con un importe en dividendos igual o superior al 50% de su beneficio neto consolidado. También decidió repartir un dividendo complementario en efectivo, concretamente de 0,06 euros por título, que se llevará a cabo el próximo 13 de abril. De esta manera, los accionistas obtendrán un pago total con cargo al beneficio del pasado ejercicio de 0,13 euros brutos por acción. 

La idea es que sólo pagarán desde ahora en efectivo, el último pago mediante la modalidad scrip fue en la recta del 2016.

En cuanto a los resultados, CaixaBank logró en el 2016 un beneficio de 1.047 millones, lo que implica un incremento del 28,6% respecto al año anterior. El hecho de haber superado los 1.000 millones de euros implica un máximo que no se veía desde el año 2011 y aprovecha para reservarse dinero para cubrir el efecto de devolver cláusulas suelo. Realmente, de los 1.200 millones de euros máximo que calcularon, tienen provisionados 625 millones.

Respecto a las cláusulas suelo, la entidad ha lanzado el mensaje oficial de que devolverán todas aquellas en las que se haya producido una situación de abuso por falta de transparencia y que tienen a 130 personas dedicadas exclusivamente a revisar las reclamaciones de sus clientes, que devolverán con intereses las que procedan y las que no se explicarán las razones y causas.

El ladrillo sigue siendo un lastre para el sector bancario en general, con nada más y nada menos que 200.000 millones de euros en activos improductivos, lo que supone un 15% de toda la cartera, de los que unos 80.000 millones son inmuebles adjudicados tras el estallido de la burbuja.

Técnicamente hablando, la tendencia de Caixabank es alcista y no presentaría el menor síntoma de debilidad mientras continúe por encima de los 3,12-3,17 euros. El siguiente objetivo de la subida se establece en los 3,72 euros.

Dos niveles de resistencia por arriba en 4,20 y en 4,47 euros, donde seguramente, si llegase el precio, no podría continuar y rebotase a la baja, sobre todo en el segundo nivel. Pese a las subidas, no se advierte niveles de sobrecompra aún.

Su Beta es 2,19% de manera que el movimiento de las acciones de Meliá Hoteles sigue la misma dirección que el de su índice de referencia, el Ibex 35 y con una volatilidad mayor. Su Var es 0,11% con lo que por cada acción se arriesga un 3,27 % diario. La volatilidad anual registrada a 30 sesiones es del 32,34%, indicando un nivel medio.

Ningún mar en calma hace buenos marineros. Deje que le acompañemos en las aguas revueltas de los mercados financieros. Ponemos a su disposición nuestra experiencia y conocimientos. Puede pinchar aquí para ver lo que le ofrecemos y los regalos que puede obtener con las ofertas y packs.

Suscríbase al blog (es gratis) y recibirá cada semana un boletín con el escenario de los mercados, además de un aviso por mail con los artículos publicados en el blog.

Tags: , , , , , , , , ,

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea