Ismael De La Cruz

El temor a la deflación sobrevuela en el Viejo Continente

El temor a la deflación en Europa

El temor a la deflación en Europa

 

La deflación sigue siendo uno de los principales temores que sobrevuela por las economías del Viejo Continente, no en vano tiene efectos bastantes perjudiciales y cuando se une con la posibilidad de una recesión económica saltan todas las alarmas.

A raíz de la crisis económica que comenzó en el 2008, los temores se acrecentaron, la desaceleración económica era y sigue siendo una realidad, la caída del precio de las materias primas, los descensos de los retornos de los bonos, etc, son signos evidentes de que es un temor real y no literatura alarmista.

Pero sobre todo la atención está puesta en Europa, donde no se está siendo capaz de reactivar el crecimiento económico y la inflación anual en los países del euro no es capaz de repuntar con fuerza desde el 0,3% que marcó el pasado mes, siendo un mínimo de cinco años y bastante alejado del objetivo del Banco Central Europeo que es entorno al 2%.

Es cierto que el BCE adoptó una serie de medidas al inicio y al final del verano, principalmente reduciendo los tipos de interés a mínimos históricos y aplicando un programa de préstamos a los bancos, pero no es suficiente. El siguiente paso no cuenta con el apoyo pleno, no hay un consenso definitivo para seguir los pasos del Banco de Japón, del Banco de Inglaterra, de la Reserva Federal de los Estados Unidos, es decir, comprar masivamente bonos soberanos. Y es que el Banco de Alemania es reacio a este tipo de medidas, y su opinión tiene mucho peso en el BCE.

Estados Unidos juega en otra liga, su inflación sube poco a poco, acercándose al objetivo de la FED que es el 2%, aunque le ha surgido un pequeño contratiempo, el fortalecimiento de su divisa, el dólar.

Para definir qué es la deflación podríamos decir que es la bajada de los precios de bienes y servicios, una caída de los precios que se prolonga durante varios períodos (se exige que al menos sean dos trimestres consecutivos). Surge cuando la oferta de bienes y servicios en una economía es superior a la demanda, de manera que el sector empresarial se ve obligado a reducir los precios para poder vender la producción y no verse obligado a acumular stocks.

Ese desajuste entre la oferta y la demanda puede originarse por dos razones: insuficiencia de la demanda, exceso de la oferta.

Las principales medidas para contrarrestarla son:

– Política Monetaria expansiva: principalmente bajadas de tipos de interés (el problema en Europa es que ya están casi en el 0% y no hay más margen de bajada).

– Política Fiscal expansiva: como por ejemplo bajadas de impuestos, paralización de deudas hipotecarias, etc.

– Gasto Público: provocaría que la curva de los tipos de interés incrementase la pendiente con lo que eliminaríamos el fantasma de la deflación.

Cuando se habla de deflación es inevitable saber lo que es la inflación. Tan solo un apunte porque muchas personas confunden inflación con IPC pensando que es lo mismo y no es así. La inflación es el incremento sostenido y generalizado del nivel de precios de bienes y servicios en un periodo determinado. El IPC es el índice más utilizado para medir la inflación y nos indica porcentualmente la variación en el precio promedio de los bienes y servicios que adquiere un consumidor medio en dos periodos de tiempo, usando como referencia la canasta familiar.

Foto cortesía de Free Photo Bank

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea