Ismael De La Cruz

El experimento de tasas negativas en los depósitos no tuvo los efectos deseados

¿Es momento de hacer experimentos?

¿Es momento de hacer experimentos?

 

Ya conocen ustedes el dicho de que los experimentos hay que hacerlos con gaseosa. El Banco Central Europeo (BCE) sigue pensando en aplicar una medida que en la teoría podría ser interesante, pero que en la práctica tenemos un antecedente cercano que demuestra que podría no tener todo el efecto deseado.

Dinamarca dio un paso al frente en el verano del 2012 y adoptó una medida histórica e inaudita en el Viejo continente: aplicar tasas negativas para los depósitos (es cierto que Suecia ya aplicó tasas negativas entre el 2009 y el 2010, pero digamos que el tamaño de los depósitos involucrados era bastante reducido).

La economía del país nórdico no atravesaba un buen momento y el sector bancario no lograba tirar del carro.

En el 2012, el Banco Central de Dinamarca (Nationalbank) decidió bajar los tipos de interés un cuarto de punto y adoptar una medida novedosa, colocar el interés de depósito por debajo del 0%, pasando a ser negativo, lo redujo de 0,05% a -0,20%.

Ambas medidas perseguían un claro objetivo: evitar que la corona danesa siguiese fuerte, porque una de las funciones del Banco de Dinamarca es que la divisa del país se mantenga estable frente a la divisa comunitaria, el euro.

Por tanto, con los depósitos negativos la finalidad danesa era diferente de la que se está planteando el BCE. Dinamarca pretendía depreciar la corona frente al euro. El BCE pretende que las entidades financieras tengan que pasar por caja y pagar dinero por depositar capital en la entidad en un intento por incentivar a los bancos para que el dinero fluya y llegue a las empresas y a las familias en forma de créditos.

La medida en Dinamarca no ha surtido todo el efecto deseado. Los bancos intentaron compensar y minimizar el impacto de las tasas negativas endureciendo las condiciones para conceder préstamos a las empresas. Al incrementarse el coste de financiación, elevaron el precio de los préstamos independientemente de las tasas oficiales, con lo que, aunque pueda parecer una paradoja, unas tasas negativas pueden terminar por hacer que los bancos incluso presten menos dinero aún.

Por tanto, aviso a navegantes, concretamente al BCE: tras más de un año de experimento, poco impacto ha tenido esta medida.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags: , , ,

4 Respuestas to “El experimento de tasas negativas en los depósitos no tuvo los efectos deseados”

  1. Domingo 19 noviembre 2013 a las 11:32 at 11:32 #

    Conclusión, el que paga el pato es el de siempre, el BCE aprieta a los bancos nacionales y estos a sus clientes, (familias y empresas). Mientras sigan dopados, que más les dá a ellos.

    • Ismael De La Cruz 19 noviembre 2013 a las 11:44 at 11:44 #

      ¿Acaso lo dudabas Domingo? Por desgracia esto siempre ha sido así, siempre paga el eslabón más débil de la cadena, en este caso los ciudadanos. La banca siempre gana. ¿Quién crees que paga el rescate bancario?

      Saludos

  2. Manuel 19 noviembre 2013 a las 12:42 at 12:42 #

    Hola Ismael, a lo mejor hago una pregunta estupuda, pero… me arriesgare…

    Porqué el BCE no busca una fórmula para que sea él mismo o los bancos centrales de cada país los que concedan las lineas de crédito a las empresas?? y así dejan de lado a la Banca, de esta forma a lo mejor si se les da menos dinero al banco y mas al empresario, la cosa nos iría mejor a todos, no??

    Un saludo

    • Ismael De La Cruz 19 noviembre 2013 a las 12:54 at 12:54 #

      No es tan fácil el tema. Además supondría interferir en asuntos internos de cada país, cosa que sus estatutos no lo contemplan.

      Saludos

Puede comentar el artículo si lo desea