Ismael De La Cruz

El ciclo bursátil

 

FASES DEL CICLO BURSÁTIL

Para comprender la estructura y la mecánica de los mercados bursátiles, es necesario conocer las fases por las que atraviesa.

Vemos  las fases del ciclo bursátil. Seguramente muchas cosas les suenen de algo a ustedes…

¿Qué fase es la que nos espera ahora en los mercados?

1º Fase de acumulación

La economía está en el peor momento del ciclo económico y los beneficios de las empresas son bajos y con pérdidas, las expectativas de los empresarios son muy pesimistas. El paro es muy elevado y la tasa de inflación está llegando a niveles bastante bajos. Ningún inversor quiere saber nada de la bolsa. El volumen contratado es mínimo. 

2º Fase de liquidez

El Gobierno, en un intento de reanimar la economía, comienza a llevar a cabo medidas de política económica de signo expansivo. La combinación de una tasa de inflación muy baja y una cierta expansión monetaria dará lugar a tipos de interés muy bajos.

La fuerte caída de los tipos de interés reduce la rentabilidad de la renta fija y esto da lugar a trasvases de dinero hacia la renta variable. Esto tiene como resultado que las cotizaciones comiencen a subir. 

3º Fase fundamental

La inflación continúa baja y también los tipos de interés, pero la coyuntura económica ya va mejorando. Las ventas de las empresas van aumentando y también sus beneficios (primero las que producen bienes de consumo y las que producen bienes de inversión). 

Se corre la noticia de que en la bolsa se está ganando mucho dinero, los medios de comunicación comienzan a fijarse en la evolución de la bolsa. El dinero se dirige al mercado de renta variable, provocando una subida sostenida y generalizada de las cotizaciones.

4º Fase especulativa

La economía está dentro de una fase en la que casi todas las empresas y los negocios van bien. 

El paro ha bajado considerablemente. No obstante, la inflación comienza a mostrarse como un peligro creciente. Los sindicatos, ante la pérdida de poder adquisitivo de los salarios y de la situación de pleno empleo, presionan para obtener salarios más elevados. Los empresarios ofrecen escasa resistencia porque, en una situación donde la demanda de sus productos es tan fuerte, pueden trasladar fácilmente estos incrementos de costos en precios más elevados. 

La bolsa ya hace tres o más años que está subiendo. En estos momentos una gran parte de la población ya se ha enterado del hecho y dedica sus ahorros a la compra de acciones, esperando obtener las plusvalías que los que entraron mucho antes ya han obtenido (la rentabilidad por dividendo es ya muy baja). En esta fase todos los medios de comunicación siguen atentamente la evolución de la bolsa. Todo el mundo se siente animado a comprar acciones.

Las manos fuertes van vendiendo las acciones de sus carteras, vigilando que sus ventas no hagan caer mucho las cotizaciones. Esto provoca que las acciones de las sociedades, a pesar de la enorme cifra de compras por parte del público, muestren una creciente resistencia a subir.

Los inversores se extrañan y se preguntan que por qué caen los mercados. Gracias a los medios de comunicación no se inquietan y siguen confiados en una subida.

5º Fase de bajadas

Cuando el dinero que entra en bolsa ya ha empezado a disminuir y el mercado ya lleva un tiempo oscilando bruscamente sin una tendencia definida y con unos volúmenes de contratación fortísimos, comienzan a surgir dudas acerca de la continuidad del proceso alcista. Estas dudas se resuelven con la venta acelerada de sus carteras. Esto provoca que la bajada sea vertical y más fuerte en las acciones de sociedades en situación económica no demasiado buena.

Las personas no creen que una nueva tendencia bajista haya comenzado, sino que lo interpretan como una bajada transitoria que hace el mercado antes de recuperar su anterior tendencia alcista. En consecuencia, no venden, sino que todavía compran un poco más. 

6º Fase cuentagotas

La inflación es tan elevada que el gobierno comienza a hacer una política económica de signo restrictivo. Los tipos de interés, que ya habían empezado a subir en la fase especulativa debido a la elevada demanda de crédito entonces existente, suben ahora todavía más por la política monetaria de signo restrictivo que el gobierno lleva a cabo. 

La tasa de inflación comienza a bajar, pero el paro comienza a aumentar, las ventas de las empresas a caer y los beneficios a reducirse, y la recesión económica es ahora evidente para todos. 

Las personas se resisten a vender porque confían en volver a ver las cotizaciones al precio que compraron y piensan que mientras no vendan no hay pérdidas. Pero claro, en la medida en que algunos irán necesitando el dinero, irán vendiendo y así provocando el lento y largo descenso de las cotizaciones en forma de goteo a la baja.

Estas ventas se prolongarán hasta la primera fase del nuevo ciclo alcista (la fase de acumulación) y así estarán proporcionando la contrapartida a las manos fuertes que, lentamente, ya estarán comenzando a comprar, iniciándose un nuevo ciclo.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags:

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea