Ismael De La Cruz

¿Deben los mercados preocuparse por el debilitamiento crediticio y por la economía de China?

La sombra de China es alargada

La sombra de China es alargada

 

La economía de China se ha debilitado en el segundo trimestre del ejercicio frente al primer trimestre, pero no solo la economía, también la demanda crediticia. Es por ello que los inversores andan un poco preocupados por si este hecho pudiese aguar un poco la fiesta alcista en los mercados financieros. Aún es pronto para extraer conclusiones más claras, habrá que ver los siguientes indicadores adelantados que se vayan publicando.

Tengan en cuenta que el devenir de la salud de la economía de China tiene influencia en una serie de mercados, de manera directa en el petróleo, oro, cobre, el dólar australiano. De manera indirecta en la renta variable.

La estrategia de China para industrializar su economía y trasladar la población desde el campo a las ciudades llevó al país en este siglo XXI al primer lugar en el ranking mundial de consumidores de materias primas.

– En el petróleo porque China es uno de los principales compradores de crudo a nivel mundial. Así pues, una mejora de China suele afectar positivamente al crudo. En este mercado, además se da otro catalizador para ver subidas, el recrudecimiento de las tensiones entre Ucrania y Rusia y la vuelta de los temores acerca del riesgo de interrupciones de petróleo y de gas natural. Así pues, estas tensiones y conflictos son la causa de ver subidas en el precio del crudo.

El futuro petróleo sigue alcista con el punto de mira en la resistencia de los 110,28$. En el corto plazo, sin debilidad mientras siga por encima de los 105,10$.

– En el oro porque China es el primer comprador a nivel mundial y su expansión económica se traduciría en un mayor volumen de compra de este metal, con lo que el precio de cotización subiría.  Recordemos que en el 2013 la demanda china se incrementó un 32% y superó a la India como principal consumidor mundial de oro. No obstante, se está ralentizando su volumen de compra, entre otras razones por la restricción de los mercados crediticios.

– En el dólar australiano porque Australia es el principal socio comercial de China y si le van bien las cosas podría traducirse en una mayor demanda de materias primas procedentes de los exportadores australianos. Fíjense la importancia de la economía de China para Australia y su divisa que el país asiático es el primer importador y Australia el primer destino de inversión de las empresas chinas.

– El hierro y el cobre, porque son considerados como indicadores o barómetros de la economía de China, que al mismo tiempo es el principal consumidor de ambos metales. En el caso del hierro, recordemos que es el componente principal del acero (material indispensable en el sector industrial). De hecho, el consumo chino de acero subió por las nubes en la última década.

Pero la renta variable tampoco es ajena a lo que suceda en China. De todas formas, las Bolsas siguen moviéndose al ritmo que marcan los Bancos Centrales (la FED y el BCE fundamentalmente) con sus respectivos mensajes.

Por último, decir que el debilitamiento del yuan ha supuesto el encarecimiento de las importaciones de materias primas en dólares, ya saben que el Banco de China mantiene el yuan dentro una banda estrecha en relación con el dólar norteamericano.

Foto cortesía de Free Photo Bank

No hay comentarios

Puede comentar el artículo si lo desea