Ismael De La Cruz

Cuestiones jurídicas de las personas jurídicas

Derecho, Sociedades, personas jurídicas

 

Análisis de las principales personas jurídicas y elementos jurídicos de cada una de ellas. En el próximo artículo se continuará tratando sobre este tema.

Las personas jurídicas son entes, diferentes a la persona física, a los que se les atribuyen derechos y obligaciones, son entes colectivos en los que se integran y actúan una pluralidad de personas.

Las principales son:

– La Corporación: debe su origen a una ley, tiene carácter público por su finalidad y por las funciones que lleva a cabo, aunque para ello necesite disponer de una base patrimonial. La capacidad civil de las corporaciones se regulará por las leyes que la hayan creado o reconocido.

– La Asociación: la capacidad civil se regulará por sus estatutos. Las asociaciones se regirán por las disposiciones relativas al contrato de sociedad, según la naturaleza de éste (civil o mercantil, aplicándose según el caso el Código civil o el Código de comercio, así como las leyes especiales de sociedades anónimas o sociedades limitadas). Su regulación está en la Ley de Asociaciones de 24 de diciembre de 1964 y el Decreto de 20 de mayo de 1965, siendo también mencionada en el artículo 22.1 de la Constitución donde se habla del deber de inscripción en un registro a efectos de su publicidad y se prohíben las secretas y las de carácter paramilitar, así como las que persiguen fines o utilizan medios delictivos.

La asociación es la unión de personas que persiguen un fin común (de interés público o particular). Así pues, pueden ser:

a) De interés público: son las dedicadas a fines asistenciales, educativos, culturales, deportivos, en definitiva, todo lo que se integre dentro del concepto utilidad pública. Han de constituirse necesariamente en la forma prevista en la correspondiente ley y no tendrán personalidad jurídica sin la necesaria aprobación gubernativa.

b) De interés privado: tiene por objeto la obtención de lucro o ganancia y poseen personalidad jurídica sin necesidad de autorización especial.

Se constituye mediante la declaración de voluntad de un conjunto de personas, expresada en un acta, en la que se acuerda servir un fin lícito y determinado según los estatutos, siendo dichos estatutos el vehículo a través del cual se manifiesta negocialmente la voluntad constitutiva de la asociación. Realmente el funcionamiento de la asociación se rige por los estatutos y por los acuerdos válidamente adoptados y a falta de todo esto, por la Ley y las disposiciones reglamentarias.

En los estatutos se ha de mencionar: la denominación (que no podrá ser idéntica a la de otras asociaciones), fines determinados, domicilio, ámbito territorial de acción, órganos directivos y forma de administración, procedimiento de admisión y pérdida de la cualidad de socio, derechos y deberes del socio, patrimonio fundacional (así como recursos económicos y presupuesto anual), aplicación prevista para el patrimonio social en caso de disolución.

En un plazo de 5 días desde el acto fundacional, los socios fundadores han de remitir al Gobierno civil de la provincia un ejemplar triplicado del acta con los estatutos firmada por todos ellos, procediéndose luego a la inscripción de oficio en el plazo de un mes a partir del visado de aquellos.

El órgano supremo de la asociación es la asamblea general, integrada por los socios, que adoptarán sus acuerdos mayoritariamente y deberá ser convocada en sesión ordinaria al menos una vez al año para la aprobación de cuentas y presupuestos y en sesión extraordinaria cuando los estatutos lo establezcan.

El presidente ostenta la representación de la asociación. Salvo que los estatutos dispongan lo contrario, será necesario en todo caso el voto favorable de las dos terceras partes de los socios presentes o representados para las disposiciones o enajenaciones de bienes, nombramiento de las Juntas Directivas, administradores y representantes.

Los acuerdos y actuaciones que resulten contrario a los estatutos podrán ser anulados por la autoridad judicial a instancia de parte interesada o del Ministerio Fiscal en un plazo de 40 días.

Al hablar de la extinción de la asociación, hay que distinguir entre suspensión transitoria y disolución definitiva. La primera no implica la pérdida de personalidad jurídica, la segunda sí. En todo caso, la regla es que las asociaciones se disolverán por voluntad de los socios, por las causas determinadas en el artículo 39 del Código civil y por sentencia judicial.

Foto cortesía de Free Photo Bank

Tags: , ,